El régimen cubano exige al Gobierno de Trump hacerse responsable por el tiroteo a su Embajada en Washington/Imagen de archivo

El designado gobernante Miguel Díaz-Canel exigió a la administración de Donald Trump que se responsabilizara por el tiroteo contra la Embajada de Cuba en Washington DC, la semana pasada, informa Diario de Cuba citando reporte del órgano estatal Granma.


Según el sustituto de Raúl Castro, es una obligación de los Estados «adoptar» todas las medidas adecuadas para proteger los locales de una misión diplomática acreditada.

Durante su intervención en una cumbre virtual del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), sobre las medidas contra la pandemia del Covid-19, Díaz-Canel se quejó de que, más de 40 horas después del incidente, Cuba no ha recibido información oficial sobre la investigación de las autoridades estadounidenses.

El líder comunista también pidió «una investigación exhaustiva y rápida, sanciones severas», y medidas con garantías de seguridad de las misiones diplomáticas en Estados Unidos.

El Gobierno cubano ha mencionado en Twitter que el tiroteo se trató de un «atentado terrorista», y además calificó el ataque como «un acto de odio», exponente de la «tradicional hostilidad» del Gobierno estadounidense hacia la Isla.


Por su parte José Ramón Cabañas, embajador cubano en EEUU, acusó al Gobierno de Trump de promover «acciones reprochables» y de tener una «retórica cargada de hostilidad» hacia Cuba.

Cabañas dijo se encontraba en la sede diplomática pasadas las 2:00 am del 30 de abril, hora en que tuvo lugar la balacera.

El Gobierno estadounidense ha acusado formalmente al cubano Alexander Alazo, de haber ejecutado la acción contra la Embajada de Cuba en Washington.

Alazo quien padece de esquizofrenia, enfrenta cargos de «ataque violento a un oficial extranjero (…) usando un arma mortal».

Sin embargo el régimen de La Habana ha dicho pone en duda esa versión de los hechos, para el embajador cubano en EEUU «es difícil pensar que un perturbado mental puede acceder a una licencia de conducción fácilmente, puede tener facultades para manejar y encontrar un punto en un mapa, poseer y accionar un arma de asalto y después no estar tan perturbado como para no ofrecer resistencia a la Policía».