La escasez en Cuba no solo afecta la industria alimenticia, sino el sistema de salud y transporte, se trata de una crisis compleja (Imagen de archivo)

Las inmensas colas que a diario se viven en la Isla, y la crítica situación que enfrentan los cubanos para conseguir cualquier producto alimenticio desde hace algunos meses se debe a la tensa crisis financiera que atraviesa el país, sumado a trabas en las importaciones, lo que ha provocado un gran desabastecimiento de alimentos, informa MiamiDiario con base a un reporte de Radio Martí.


El desabastecimiento actual es consecuencia del derrumbe de los envíos de petróleo procedentes de Venezuela, explicó Elías Amor Bravo, economista y profesor de la Universidad de Valencia a Radio Martí.

«Estamos avanzando lentamente hacia una situación muy complicada. No va a ser como el período especial, pero va a dejar unas secuelas realmente muy graves en la población», añadió el analista.

«Los tiempos que vienen para Cuba van a ser muy malos», auguró Amor Bravo.

«En los próximos meses no nos van a llegar muy buenas noticias de la Isla», puntualizó.


Por su parte, la disidente y economista cubana Martha Beatriz Roque Cabello, habló sobre el pésimo historial de crédito con que cuenta el régimen de La Habana, lo que le impide en buena medida obtener préstamos.

«Si no hay liquidez, no se puede comprar. En cualquier otro país existen los préstamos, pero es que Cuba no honra la deuda, y como no honra la deuda, no puede obtener préstamos», enfatizó.

La crisis va más allá de la escasez de alimentos, la escasez toca fuerte a los servicios de salud por la falta de medicamentos, y afecta a otros sectores como el transporte público, detalló el politólogo y economista Enix Berrio.

«Hay un total distanciamiento entre la retórica, el desempeño gubernamental, la responsabilidad estatal y lo que está ocurriendo en Cuba», opinó el académico.