Desgarradoras declaraciones de una niña cubana que clama por la libertad de su padre detenido el 11J: «Justicia verdadera, no mentiras»/Captura de pantalla

Desgarradoras declaraciones de una niña cubana de once años, que pide la libertad de su padre, Nadin Martín Perdomo, detenido por protestar el pasado 11 de julio, junto a su hermano Jorge Martín Perdomo, cuando estallaron múltiples protestas contra el régimen en la Isla.

Ella explicó que es la hija mayor de su padre, pero que tiene un hermanito, un bebé de siete meses, y una prima de cinco años (que no sabe lo que está sucediendo, pero también extraña a su padre), en este caso el tío de quien denuncia.


«Todos los días de esta vida, hasta la edad que tengo y mi hermano con los siete meses que tiene, lo hemos pasado junto con él, y junto con mi familia, todos juntos en unión. Porque mis abuelos allá abajo, y yo aquí arriba con mi familia, mi mamá, mi papá, mi hermano y yo, todos hemos sido uno solo».

«Es muy triste que el bebé de siete meses ya sepa decir papá, y que nuestro padre no esté aquí para oírlo ni verlo. Yo lo extraño mucho, mi hermano aunque no sabe lo que está pasando lo siente, y su papá no está aquí para oírlo ni verlo», lamentó.

«Y hoy estoy loca porque mi papá venga para darle muchos besos y abrazos, yo lo extraño mucho y llevo casi 31 días sin verlo ni oírlo, yo lo extraño mucho. Por favor él que tenga el caso en sus manos haga justicia, pero justicia verdadera, con la verdad, por favor», expresó la pequeña con la voz quebrada a punto del llanto.


«No les impugnen cosas que ellos no hicieron, solamente marcharon pacíficamente por las calles de Cuba, como muchos cubanos se unieron también y todos siguieron con su marcha, pero todo fue pacifico señores, todo», sostuvo.

«Por favor pido justicia porque ellos son hombres de bien, hombres con principios, educados, honestos, hombres buenos. Ya no es fácil soportar que llevamos un mes sin verlos ni oírlos…desde el primer día estamos muy tristes, porque ellos siempre han estado aquí en su casa, son hombres de su casa, hombres de bien. Por favor tengan justicia y libertad para ellos, ellos no tienen el por qué estar ahí», subrayó.

«Por favor justicia verdadera, no mentiras», concluyó diciendo con firmeza la niña.