Tribunal de La Habana ratifica condena de ocho meses de prisión domiciliaria contra una de las menores de edad que protestó el 11J/Imagen de archivo

El Tribunal Provincial de La Habana ratificó la sentencia de ocho meses de prisión para la adolescente Gabriela Zequeira, de 17 años, tras haber participado en las protestas del pasado 11 de julio en Cuba, dio a conocer CubaNet.

Luego de las fuertes denuncias de la menor de edad, las autoridades osaron desestimar el recurso de apelación presentado por la defensa de Zequeira.


Acusada de «desorden público», Gabriela deberá cumplir su condena en reclusión domiciliaria, lo que la ley del régimen tipifica como «trabajo correccional sin internamiento».

Zequeira podrá seguir asistiendo a la escuela, mientras cumple la condena, puntualizaron.

La joven dijo que «en el juicio aparecieron cuatro testigos que, en la vista sumaria que se hizo el 22 de julio en el Tribunal Municipal de Diez de Octubre, no estaban.»

«Dos eran ‘boinas negras’ y los otros del Ministerio del Interior», contó la adolescente.


Según Gabriela, «tenía la esperanza de salir absuelta de este segundo proceso, con libertad inmediata», pero no fue así.

«Esto es una injusticia no solamente conmigo, también con las demás acusadas y con los detenidos del 11 de julio», subrayó Zequeira.

Gabriela no tiene antecedentes delictivos, y profesores del politécnico donde estudia dieron fe a través de una carta, de que la adolescente es una «buena alumna».

No obstante, el Tribunal dictó sentencia contra ella, siendo inocente, como el resto de los jóvenes, entre ellos diez menores de edad que aun siguen encarcelados en Cuba.

A continuación tomados del portal ADN Cuba, los nombres de los menores que están presos o están siendo sometidos a procesos penales por manifestarse pacíficamente:

«Glenda de la Caridad Marrero (15 años), Rubén Alejandro Parra (15 años), Leosvani Jiménez Guzmán (15 años), William Chenier Ríos Arrieta (16 años), Yanquier Sardiñas Franco (16 años), Emisyolán Román (17 años), Yerman David Gutiérrez Dueñas (17 años) y Brandon David Becerra Curbelo (17 años)».

También está el escandaloso caso de Christopher Lleonard Santana, un niño de 14 años con un ligero retraso mental, acusado de «vandalismo», y apresado desde hace un mes, sin que nadie pueda comunicarse con él.

Lleonard Santana salió a la calle el pasado 11J, y la única prueba que el régimen ha mostrado a sus padres, es un fragmento de video tomado con un teléfono móvil, en el cual su hijo aparecía frente a la tienda «Casa Fraga», en Águila y Monte, en la Habana Vieja, un establecimiento al que lanzaron una piedra.