Cubanos le responden al presidente mexicano: «Si lo que nos ofrece es la rendición está equivocado»/Imágenes tomadas de Sun Sentinel y redes sociales

El exilio ha respondido contundentemente al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien tuvo la desfachatez de pedirle a los cubanos pasar página, borrar la historia y bajar la cabeza ante la dictadura más longeva del hemisferio.

«Si López Obrador lo que nos ofrece es la rendición está equivocado, esta lucha es sagrada, nuestra lucha continúa hasta que Cuba sea libre», expresó con firmeza Orlando Gutiérrez, líder de la Asamblea de la Resistencia Cubana en Miami.


«Hay que dejar atrás resentimientos, entender las nuevas circunstancias y buscar la reconciliación», sostuvo AMLO en un acto por el 211 aniversario de la independencia mexicana, al que invitó al designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel.

Según Forbes, Gutiérrez puntualizó que las declaraciones de López Obrador «muestran que la izquierda totalitaria latinoamericana reconoce que la resistencia cubana dentro y fuera de Cuba es un factor que no puede ser ignorado un factor que tiene al régimen en jaque».

El opositor también dijo que si el régimen cubano le ha pedido al presidente mexicano que sea el intermediario, los cubanos no nos vamos a rendir hasta que en nuestro país no se liberen a los presos políticos, y se convoquen elecciones libres para dar paso a una democracia.

La lucha «continuará hasta que el «Partido Comunista y la familia Castro salgan del poder», concluyó.


«¡Pobre de mis hermanos mexicanos! ¡Lo que ha hecho el presidente de #México, @lopezobrador_, es una gran vergüenza! ¿Cómo es posible que reciba al dictador asesino de #Cuba, @DiazCanelB, cuando dicho puesto a dedo ha dado la orden de combate para matar al pueblo cubano?», tuiteó la congresista cubanoamericana María Elvira Salazar.

El agravio ha calado tan hondo dentro de los cubanos, que desde la Isla, el escritor y dramaturgo Yunior García Aguilera le cantó las cuarenta a los comunistas mexicanos y a su presidente.

A continuación reproducimos textualmente el mensaje del también activista:

El conflicto con Díaz-Canel, amigos mexicanos, no es solo que nunca fue elegido por el pueblo de Cuba. Ya sabemos que las leyes nos niegan ese derecho, a pesar de haber sido uno de los mayores reclamos populares durante los debates previos a la Constitución. El problema es que ni siquiera fue «elegido» por los diputados. Porque para elegir, se necesitan opciones. Y Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez era el único nombre que aparecía en aquella boleta como candidato a presidente. Nadie más.

El asunto no es que se declare continuista del pensamiento único y la gestión fracasada de la economía. Es que ha llevado la crisis a una zona donde se combinan y multiplican el odio, la violencia, la miseria, el desencanto, la represión, la inseguridad, la desesperanza, el acoso y la persecusión ideológica.El rollo aquí no es su triunfalismo ante la pandemia. Es que ya vivimos una Zafra de los Diez Millones que arruinó a este país. Cualquiera con dos dedos de frente veía venir el desabastecimiento crónico de insumos y medicamentos, en contraste con la politización desmedida de los logros científicos. El problema real son las vidas que se han perdido innecesariamente, por negarse a recibir ayuda a tiempo.

Y la vida de una persona es sagrada, no puede resumirse en consignas, estadísticas o condolencias.El asunto no es que culpe de todo lo malo al bloqueo y al «enemigo e(x)terno», como si fuera un Sambenito. Es que se niega a escuchar los reclamos de sus propias filas cuando hablan de cambios, fin del bloqueo interno, transparencia, apertura, inclusión y tolerancia. Es que si continúa aumentando el radio de sospechas, cada cubano acabará, de una u otra forma, convertido en su enemigo.

El problema no es que insista en ver a la Revolución como propiedad privada de un partido único y supremacista. Es impensable que en un país de 11 millones, solo los comunistas tengan derecho a asociarse políticamente. Ningún mártir de la lucha en la Sierra o en el llano, ninguno, murió por eso. La Revolución fue una lucha impulsada por amplios sectores que luego fueron reducidos a un solo color, el de la obediencia.El problema no es ni siquiera que, en televisión nacional, llamara a los comunistas a un combate contra los manifestantes, el pasado 11 de julio.

Es que no ha sido capaz de reconocerlo, y mucho menos de corregirlo. Las cárceles siguen llenas de jóvenes sin que se anuncien cifras oficiales. Cientos de manifestantes pacíficos seguimos bajo investigación y en espera de juicio, mientras los simpatizantes de su gobierno han salido en televisión, jactándose de su violencia, con total impunidad.El problema no es que intente lavar su rostro con «baños de pueblo» para las fotos, o con alfombras rojas en México. Es que si no da un giro total a su política errática y abusiva, acabará hundiéndose, cada vez más, en el agujero negro de los innombrables.Me da igual si AMLO cree que somos la Numancia del Caribe. Le respeto su derecho a admirar la decisión de aquel pueblo, ubicado en el Cerro de la Muela. Pero aquí, señor AMLO, nadie acabará suicidándose o convirtiéndose en esclavo de nadie. En este archipiélago sabremos defender la soberanía popular, sin bajar la cabeza ante ningún poder autoritario. El futuro de Cuba no será complacer los intereses hegemónicos del «Norte» ni los romanticismos populistas del «Sur». Será lo que decidamos todos y cada uno de los cubanos, de forma libre y democrática, algún día, más temprano que tarde.

iframe src=»https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fyunior.garciaaguilera.5%2Fposts%2F3135249650045037&show_text=true&width=500″ width=»500″ height=»759″ style=»border:none;overflow:hidden» scrolling=»no» frameborder=»0″ allowfullscreen=»true» allow=»autoplay; clipboard-write; encrypted-media; picture-in-picture; web-share»>