Cubana rompe el silencio sobre la muerte de su hermana en la Isla: «Murió desesperada sin conocer a su bebé»/Imagen tomada de redes sociales

Una cubana exiliada en Miami, tras un mes de dolor en silencio ha decidido hablar de la muerte de su hermana menor en la Isla, quien falleció de Covid-19, poco después de dar a luz.

«Ella también es de Campechuela, y gracias a esa revolución (de mierda) que tantos apoyan y defienden, hoy no tengo a mi hermana conmigo. Hoy ella no puede estar en vida con su hijo de once años, ni puede estar con la bebé recién nacida que aún está en un Hospital Militar en Santiago de Cuba, niña qué ni siquiera conoció antes de morir», confiesa su hermana.


Según la isleña, su hermana se enteró de que le adelantaban la cesárea el pasado 9 de agosto, y falleció apenas cuatro días después, el día 13 del mismo mes.

«Ingresó en el hospital por presión alta, muy alta, y terminó muerta de Covid-19, y no duró nada, murió desesperada sin saber que le habían salvado a su hija porque había siempre que sedarla de la desesperación que le entraba al despertarse y pasar por todo lo que pasó, pudo ser muy terrible en sus condiciones y donde se encontraba», revela.

«Sé que nada me la va a devolver y que este dolor que hoy me come por dentro cada día, ni a mí, ni a mi mamá, ni a sus hijos, hermano, ni a todos en la familia, ni a los que de verdad la querían, se nos va a quitar jamás ese vacío profundo que nos dejó. Pero los únicos culpables de que ella no esté, y de todos esos corazones rotos y familias destrozadas y vacías en Cuba, es gracias a ese gobierno HP, asesino comunista Castro-Canelista. ¡Abajo el régimen castrista! ¡Patria y Vida! ¡Viva Cuba Libre!», sentenció.

«Lety hoy eres mi (estrella) más bonita del cielo, y aunque no te quería ahí, sino a mi lado, aquí abajo conmigo. No me conformo con que solo te pueda recordar o imaginar con todas las cosas buenas, lindas y malas que vivimos juntas y que estarán de por vida en mi mente, siempre con tu hermosa sonrisa y tu ingenuidad de reírte por todo. Así te recordaré, eres la pata que le falta a mi mesa, eres el dolor más grande que he conocido en toda mi vida. Eres y seguirás siendo eso tan bonito que amo con toda mi alma, y que hoy no te puedo tener y ni siquiera tocar. Yo no quiero ir Cuba y ponerte flores, yo quería ir y que tú me esperaras como siempre y pelear y andar juntas. Todo menos irte para siempre, así como lo era contigo lo soy y lo seré y estaré para tus hijos. Mi niña hermosa de mi vida. En paz descanses mi amor», añadió la hermana en un emotivo mensaje para recordar su paso fugaz por la vida.