Habla el hijo de la balsera cubana que murió desangrada intentando llegar a EEUU/Captura de pantalla

Devastada la familia de Madely Gamboa Ríos, la balsera cubana que falleció desangrada luego de sufrir un accidente en la embarcación que buscaba llegar al sur de la Florida.

Gamboa Ríos hubiese estado cumpliendo 55 años ayer jueves 30 de junio, indicó el periodista cubano Mario J. Pentón, a través de un reportaje para America TeVé.


Su hijo Ernesto Olazábal Gamboa, que conversó con el canal de Miami, expresó el dolor y la rabia que siente tras conocer la muerte de su madre.

«Ella quiso dar este paso adelante por nosotros, por sus hijos por sus nietos, por una mejor vida», lamentó.

«Siento tanto dolor y rabia a la vez, pero desgraciadamente no podemos culpar a nadie porque fue decisión de ella, yo no quise que ella fuera ahí», reveló Olazábal, quien ha intentado huir de la Isla en rústicas embarcaciones, al igual que su madre fallecida.

La última vez fue hace apenas un mes interceptado en el estrecho de la Florida por la Guardia Costera y repatriado a Cuba.

«Se lo dije un millón de veces que no se montara ahí, que si yo lo intentaba otra vez me la llevaba conmigo, pero ella insistió e insistió, que se iba con sus hermanos, y que ellos la iban a cuidar», contó el hijo de la víctima a Univisión.


«Ella venía a los EEUU en búsqueda de libertad principalmente, para una mejor vida, para ayudar a sus hijos, por un futuro mejor ya que las carencias en Cuba son brutales, no hay nada…», explicó Yanisbel Álvarez, sobrina de la víctima, que recomendó a sus compatriotas pensarlo bien antes de lanzarse al mar.

«Yo sé que la situación en Cuba es bien difícil. Cuando yo estaba en Cuba incluso lo intenté dos veces porque es desesperante. Estando en Cuba uno no piensa en el peligro que esto puede ocasionar. Solo quieres llegar, llegar y llegar. Pero en este proceso hay muchas personas desaparecidas en el mar. Se ha tragado muchas personas. Y gracias a Dios nosotros pudimos saber de nuestro familiar, pero hay muchos que no», concluyó Álvarez.

Madely Gamboa con 54 años al momento de su muerte, sufrió una herida en una pierna con la propela de una embarcación en la que viajaban más de una veintena de personas.

De ese grupo de más de veinte que iniciaron la peligrosa travesía con Gamboa Ríos, solo dos pudieron quedarse en EEUU, porque fueron trasladados a tierra deshidratados, el resto del grupo fue repatriado a la Isla.