Una larga fila de personas aguarda durante horas bajo el sofocante calor, fuera de la oficina de Cubana de Aviación, en la etapa de vacaciones, la mayoría ansía visitar a sus familiares en las provincias de la Isla.

Lo atípico, la gente no espera para reservar pasajes, sino para recuperar el dinero de boletos de avión de vuelos cancelados, o para cambiarlos por billetes de autobús, resalta Diario de Cuba.

Casi todos los vuelos nacionales, e incluso para destinos internacionales han sido suspendido por la aerolínea estatal cubana, a causa de falta de aeronaves; propiciando un caos y exponiendo los problemas de la que en otro momento fue la “vanguardia de la aviación latinoamericana”.

Un mes después de que un avión arrendado por Cubana se estrelló despegando del aeropuerto de La Habana el 18 de mayo, causando la muerte de 112 personas, la línea aérea canceló sus vuelos.


Este problema que presenta Cubana de Aviación entra en contradicción con la política de estimular el turismo, “una de las principales fuentes de ingreso del Gobierno cubano”, destaca Diario de Cuba.

Marlene Mendoza, empleada de una guardería infantil, luego de hacer fila durante unas siete horas ante la oficina de ventas, comentó: “ahora serán 16 horas en la guagua hasta Guantánamo, pero ¿qué voy a hacer?”.

Expertos creen que los problemas de Cubana de Aviación se deben a varios factores, el embargo comercial de EEUU, la política económica errada y un modelo de negocios ineficiente por parte del régimen cubano. Por supuesto el castrismo tiende a “magnificar” la cuestión del embargo, y a no prestar atención a los problemas internos.

La aerolínea estatal no quiso responder ante preguntas de la prensa, Cubana de Aviación se fundó en 1929, fue una de las primeras líneas aéreas de América Latina, nacionalizada luego de 1959 por Fidel Castro.

Cubana sorteó durante décadas las sanciones de Washington que le impedían comprar aviones fabricados con mayoritariamente piezas fabricadas en EEUU, incluidos aviones de la europea Airbus y de Embraer, compañía brasilera, adquiriendo aeronaves soviéticas y luego rusas.

Asimismo mantuvo su registro de seguridad estable, sin embargo su prestigio ha declinado, los pasajeros se quejan de retrasos de vuelos, y del servicio mediocre.

Hace poco más de un año la compañía cubana comenzó a cancelar cada vez más vuelos, y asiduamente ubicaba a los pasajeros en hoteles durante varios días, sin hacer públicos los problemas.

Actualmente las autoridades cubanas, mexicanas y estadounidenses investigan la tragedia aérea del pasado mes de mayo, cuando el Boeing 737, con 40 años de explotación rentado a Global Air se estrelló.

De acuerdo a datos de Reuters, solo cuatro de los 16 aviones de Cubana de Aviación están operando.

En junio la línea aérea anunciaba que cortaba sus rutas a Camagüey, Moa, Manzanillo, Bayamo y Guantánamo, y disminuía la frecuencia de sus vuelos a Santiago, Holguín y Baracoa.

De igual modo canceló rutas internacionales, excepto las de Buenos Aires y Madrid, recogió Reuters.

La compañía estatal no ha hecho declaraciones públicas al respecto.

Un ex empleado comentó que “en cualquier otro lugar del mundo, una empresa actual como Cubana se habría retirado”.

(Con información de Diario de Cuba)