Tras el caos causado por el huracán Irma en el Caribe, un grupo bipartidista de legisladores estadounidenses está a favor de que el gobierno otorgue permisos migratorios especiales a ciudadanos de países afectados.

Uno de los países que recibió este beneficio fue Haití, nación que quedó asolada tras un sismo en el 2010. Sin embargo, el gobierno estadounidense ha declarado que esas exenciones expiran en enero. La delegación legislativa del sur de Florida y los dos senadores de ese estado enviaron este lunes una carta solicitándole a la secretaria de seguridad nacional Elaine Duke renovar ese programa.

En Florida, los legisladores se incorporaron a un grupo más grande de representantes que le han pedido al presidente Trump dar status de protección migratoria a inmigrantes de otros países caribeños afectados por Irma. Esa protección migratoria permite que ciudadanos de países azotados por conflictos armados o desastres naturales puedan vivir y trabajar de manera legal en Estados Unidos.