Boinas negras confiscan celulares en Santiago de Cuba para sembrar terror/Imagen tomada de redes sociales

La policía política está confiscando teléfonos en Santiago de Cuba, para revisarlos e identificar personas a través de los vídeos de las protestas, reportó el independiente diario digital 14yMedio.

«Lo menos que hacen es poner multas de 2.000 pesos solo por mirar. Si ven que alguien grita ‘patria y vida’, va preso», reveló una fuente.


Ayer miércoles un joven fue detenido en la calle Corona, entre San Antonio y San Ricardo, en Santiago, por filmar una manifestación.

Caravanas de boinas negras y militares desandan por la ciudad, exhibiendo sus AKM para intimidar a la gente, reportan los vecinos.

«Ellos exhibieron a sus tropas especiales armadas hasta los dientes por toda la ciudad para intimidarnos, pero se les olvidó que nuestra consigna es no tenemos miedo», sostuvo Andrés.

«Se llevaron a mi hijo, ni siquiera tengo seguridad de a dónde lo llevaron, me dicen que a lo mejor está en el centro de investigaciones de Versalles», contó Iliana, la madre de un joven de 21 años, que participó en las manifestaciones.


«No eran las 6:00 am cuando allanaron mi casa y se llevaron preso a mi novio, lo maltrataron como les dio la gana y lo sacaron casi en ropa interior, cargándolo entre cuatro policías, dos por los brazos y dos por los pies, fue duro ver eso», detalló Migdalia.

Esa aparente paz que quieren hacer ver es vergonzosa, ya que la han logrado a base de terror, de encarcelamiento y de violencia.

Al respecto el escritor matancero Carlos Manuel Alvarez escribió en sus redes:

Esos bobos que están fotografiando la tranquilidad de La Habana como si La Habana hubiera vuelto a la normalidad, como si hubiera una normalidad a la que volver… oigan, miren, no sean tan pioneros moncadistas que muerden la punta de la pañoleta. Las imágenes se leen. Ese silencio es violencia, esa calma grita, esa vacío restalla de dolor y hartazgo. Sigan fotografiando el hueco insonorizado del horror, que así documentan el tamaño del abuso y exponen la magnitud del miedo.

Más de 40 ciudades cubanas se vieron sacudidas por las protestas desde el domingo 11 de julio al martes 13.

En videos que abundan en las redes hay testimonios de varias muertes, y heridos, el oficialismo solo reconoce el fallecimiento de un cubano.