Mientras el hambre y la miseria se ceban con la población cubana, la violencia también aumenta, sobre todo al oriente del país, donde la situación económica es aún más precaria.


Un reportaje de CubaNet devela que una creciente ola de asaltos en la ciudad de Guantánamo, atemoriza a quienes transitan en las madrugadas.

Yoyi Pol Martínez fue víctima de un asalto el pasado 2 de abril, a las 5:15 am, cuando cuatro jóvenes adolescentes, de entre 16 y 17 años le fueron arriba con un «bate» y una «lima» hasta hacerle una fractura en el cráneo, y en su brazo.

Pol Martínez reveló que actualmente hay un alto índice de asaltos en Guantánamo, por lo que sabe han asaltado a varias personas en la cabecera pronvincial, otras víctimas han sido vecinos de su barrio, y mujeres.

La mayoría de los incidentes violentos han tenido lugar en el centro de la ciudad, donde los jóvenes de zonas periféricas van a recrearse, al retornar a sus casas en altas horas de la noche o madrugada son víctimas de asaltos.


Sin embargo la policía no parece estar dispuesta a tomar acción frente a los frecuentes acontecimientos que afectan a la población.

«Cuando yo llego a la policía a explicar, llego lleno de sangre, quizás para ellos fue algo normal, les traté de explicar lo que había pasado, y la respuesta de ellos fue que en esos momentos no estaba el patrullero que atendía esos casos, y que esperara», cuenta Pol Martínez.

Según el guantanamero esperó una media hora, y al ver la indolencia de las autoridades, se fue a su casa.