Así fue detenida la periodista independiente Luz Escobar por reportar el tremendo episodio represivo del domingo en el Parque Central/Imagen tomada de redes sociales

La periodista independiente Luz Escobar, fue una de las víctimas del tremendo episodio represivo, que se llevó a cabo ayer domingo 22 de noviembre en el Parque Central de La Habana Vieja, cuando cientos de represores de la Seguridad del Estado y del Ministerio del Interior (MININT) golpearon a quienes se manifestaban pacíficamente en apoyo al Movimiento San Isidro.


Escobar fue asediada por unas oficiales del MININT, una de ellas le dijo que ella era la ley, y tenía que apagar su celular o se lo quitaría. La reportera le preguntó si estaba detenida, y se negó a cortar la transmisión en vivo, al momento aparecieron dos hombres y se la llevaron presa.

Luz, madre de dos niñas pequeñas, estuvo detenida en el calabozo de la unidad policial de Zanja.

Reinaldo Escobar, su padre, escribió un conmovedor texto que fue publicado a las horas en el independiente diario digital 14yMedio: «Luz en el calabozo».


«Cuando Luz Escobar entró a la patrulla policial tras ser detenida en el Parque Central de La Habana, escuchó las voces de un enardecido grupo de personas que coreaban «Esta calle es de Fidel». Ese mismo estribillo animaba a la turba en noviembre de 2009, cuando su padre era vapuleado por una multitud en la esquina de 23 y Avenida de los Presidentes», escribió el periodista independiente haciendo referencia a la complicidad de una parte del pueblo cubano en estos abominables mítines de repudio que durante décadas ha organizado el régimen contra quienes piensan y se expresan de una manera diferente.

«Era de esperar que la convocatoria a manifestarse en el parque central de cada provincia iba a ser seguida por un número pequeño de cubanos y que ese minúsculo grupo sería atacado con todo el peso de los aparatos represivos. Luz Escobar pasó cuatro horas en un calabozo por confundir sus roles de periodista que reporta y activista que apoya, de manera que habría que contarla doble», añadió.

Escobar dijo que tuvo que explicarle a sus nietas que su madre había sido arrestada y que tardaría en llegar, el periodista confiesa que tiene «la sensación que los acuartelados en San Isidro defienden el propósito de que dentro de otros once años mis nietas no tengan que ser reprimidas y que las calles, los parques de este país no tengan otro propietario que su legítimo dueño: el pueblo de Cuba, diverso y plural», concluyó.