El arquitecto cubano Julián Argilagos (en paradero desconocido) continua prófugo de la justicia, reportó Efe.


Argilagos se hizo cargo del Museo Balenciaga de Getaria (Gipuzkoa), aunque su título universitario no estaba revalidado en España.

El martes, el titular del Juzgado del Penal número 2 de San Sebastián, Santiago Romero Buck-Arstad, acordó el aplazamiento de la vista oral por las presuntas irregularidades en torno a la construcción del Museo, por motivos de salud de uno de los acusados, en este caso se trata de la salud del ex alcalde español.

La Fiscalía pide para el arquitecto cubano cuatro años de privación de libertad, y ocho años de cárcel para el exalcalde Mariano Camio por diferentes delitos en la gestión del proyecto del Museo Balenciaga, inaugurado en esa localidad guipuzcoana en junio de 2011.

Mientras Argilagos residía en Miami, el tercer acusado, Rolando Paciel, asumió las obras del museo, a Paciel se le reclama una multa de cuatro meses.


Según el Ministerio Público, el ex alcalde mantenía una relación sentimental con el cubano, al que habría buscado enriquecer durante el tiempo que “gozó de las más amplias facultades de gestión, administración y disposición posibles” en la Fundación Balenciaga, de acuerdo a Diario de Cuba.

Otras irregularidades halladas, fue que Camio firmó un contrato con el arquitecto, que contenía “cláusulas no habituales”, según el cual los honorarios de Argilagos aumentarían sobre lo acordado si aumentaba el presupuesto, de forma que un proyecto que no debía superar los 800 millones de pesetas (4,8 millones de euros), ascendió a 15 millones de euros, y el cubano cobró 1.126.830 euros.

El convenio permitía a Julián Argilagos residir en Miami, sin que por ello perdiera o disminuyeran sus “derechos retributivos”, lo que provocó contratarán a Rolando Paciel, cuya titulación tampoco estaba reconocida en España, y a quien pagaban, mientras en realidad tenía que cobrar el arquitecto.

Al ex alcalde también se le atribuye “un lucro ilícito personal” en el que incluye viajes, reparaciones de su automóvil privado y combustible.

El Museo Balenciaga de Getaria está dedicado a la vida y obra del famoso modisto español.

(Con información de Diario de Cuba)