Raúl Castro y Díaz-Canel/Imagen de archivo

La ONG Archivo Cuba publicó ayer miércoles un informe sobre la costosa y excesiva presencia internacional que mantiene el régimen cubano, mientras el país está sumido en la destrucción, informa Martí Noticias.


El informe bajo el título «La sobredimensionada influencia de Cuba» revela que el gobierno de Miguel Díaz-Canel tiene 126 embajadas, 20 consulados y 43 diplomáticos en la ONU.

Cuba incluso supera a Suecia en 32 embajadas, pese a que la población de ambos países ronda entre los 11 millones de habitantes.

María Werlau, directora ejecutiva de Archivo Cuba explica por qué el régimen necesita invertir en embajadas y consulados en el extranjero.

«Siempre la gran pregunta es cómo Cuba puede tener una influencia tan grande y cómo ha podido sobrepasar el derecho internacional. Que (el presidente mexicano, Andrés Manuel) López Obrador se atreva a no ir a la Cumbre de las Américas es porque Cuba tiene una influencia sobredimensionada», acotó.

Según el informe «después de las protestas masivas del 11 de julio de 2021, Cuba que elegida en abril de 2022 para integrar tres órganos subsidiarios del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas y ha recibido muchos millones en asistencia directa de decenas de Gobiernos, incluidas democracias como Suiza y Francia, así como de pequeñas islas-naciones también afectadas por la pandemia».


Esta «desproporcionalidad de la presencial oficial de Cuba», en comparación con otros países, contrasta también con su pobre PIB (Producto Interno Bruto) y exportaciones.

Países como Bélgica, República Checa y Grecia, cuya población es similar a la de la Isla en el Caribe, pero con un PIB mayor «tienen 40 a 43 embajadas menos que Cuba y de 30 % a 49 % el número de diplomáticos en la ONU».

Werlau inició esta investigación por las protestas del 11J, sin embargo lo que ha terminado descubriendo la rebasa.

«¿Cómo es posible que países como Francia, Suiza e Italia le sigan dando dinero al Gobierno cubano?», cuestiona.

El régimen «no ha pagado el precio. La población se tiró a la calle y la represión fue bestial. ¿Cómo no le pasan la cuenta a Cuba?», reiteró.