Ana de Armas confiesa siempre supo que para triunfar debía irse de Cuba/Imagen de archivo

Ana de Armas dice estar orgullosa de su herencia cubana, pero sin embargo tuvo claro desde muy joven que para cumplir su sueño y poder triunfar debía abandonar la Isla, con apenas 18 años la actriz emigró a España, luego de haber cursado parte de la carrera de actuación en la Escuela Nacional de Arte (ENA) y de haber trabajado en dos cintas Una Rosa de Francia y Madrigal.


La cubana de 31 años que ahora triunfa a lo grande en Hollywood, dijo en entrevista con la revista española Hola, que creció en La Habana en medio de las dificultades que experimentan usualmente todos los habitantes del país comunista.

De Armas confesó llegó a usar las ropas recicladas de su hermano mayor Javier Caso durante muchos años.

«Usaba sus pantalones de uniforme de la vieja escuela cortados como pantalones cortos», contó.

«Incluso antes de cumplir 18 años, les dije a mis padres que eso iba a suceder», explicó Ana al hablar sobre su idea de emigrar.


La actriz pudo emigrar a España, porque sus abuelos maternos eran ciudadanos españoles, y reconoció que la separación familiar fue muy difícil para sus padres.

«Me pongo en sus zapatos y me doy cuenta ahora de lo que estaban pensando, y lo aterrador que debe haber sido para ellos», indicó Ana haciendo alusión a sus padres, que tuvieron que ver como sus dos hijos partían lejos, una historia comúnmente repetida en cualquier familia cubana.

Sobre su ascendente carrera en la meca del cine mundial, Ana revela que «es importante no comprometer su trabajo e ideas para la industria y lo que algunos podrían esperar que haga o recomendar que siga».

«…Se trata de ser inteligente, paciente y mantenerse fiel a su camino. Los roles están ahí, pero necesitas encontrarlos y luchar por ellos», concluyó.