Activista santiaguero denuncia lo multaron por bajarse el nasobuco para tomar agua, aunque se apartó de la multitud en una cola/Imagen tomada de redes sociales

Siguen lloviendo las multas en Cuba, porque la población supuestamente viola las rígidas medidas sanitarias que ha impuesto el régimen debido al rebrote de Covid-19.


No solo en La Habana, las multas se están aplicando en todas las provincias del país, el caso más reciente llega desde el oriente, Santiago de Cuba.

El activista Esquizander Benítez denunció a través de redes sociales, que un oficial de la policía represiva le impuso una multa porque se retiró por un momento la mascarilla para tomar agua, lo hizo apartado de la aglomeración de personas, que hacía fila en un comercio de la provincia.

Este es el momento en el que fui multado mientras realizaba una larga cola en la tienda Panamericana ubicada en 4ta y…

Posted by Esquizander Benítez on Tuesday, October 13, 2020

«Este es el momento en el que fui multado mientras realizaba una larga cola en la tienda Panamericana ubicada en 4ta y Garzón, Santiago de Cuba. La multa me fue impuesta por llevarme el tapa boca a la parte baja de la cara, a razón de un instante en el que ingerí un poco de agua una vez habiéndome apartado del tumulto», explicó Benítez en sus redes sociales.


«El policía se muestra en la foto, este represor también multó arbitrariamente a otros ciudadanos hasta por el simple hecho de arreglarse el nasobuco.La represión del régimen hacia la sociedad solo incrementa, logrando que cada vez sea menos el silencio de nuestro pueblo como una involuntaria actitud por años cómplice de la tiranía», añadió.

Según el activista, «los mentirosos y facinerosos medios dedicados a mal informar sobre el tema de la pandemia, desde un mismo inicio ocultan por completo las principales fuentes de contagios del Covid-19 y el resto de información real sobre lo muy golpeada que está la nación a causa de este virus».

Para Benítez, el Gobierno cubano «no ha obrado en lo más mínimo a favor de la salud o la posible seguridad de nuestro pueblo, más allá de lucrarse y favorecerse del caos que impulsan a diario».

«Se ha de ser muy ingenuo, muy obtuso, para creer a la TV, a la Prensa, a la Radio, e incluso a cualquier enviado del sistema que porte un mensaje halagador sobre el proceder de la mafia Comunista presente en el país que sea, dígase Cuba, Venezuela, Nicaragua, Rusia o en el peor de los casos su creador China», concluyó.

Estas multas en su mayoría son de 2.000 pesos cubanos, una cifra bastante alta teniendo en cuenta el salario promedio de los nacionales, de 44 CUC mensuales. Además de que si no se pagan en un plazo de diez días, las mismas pueden llegar a duplicarse.