Activista cubano cargó una cruz en sus hombros por el dolor del pueblo cubano, y fue rechazado en la Iglesia Mayor de Camagüey/Imagen tomada de redes sociales

Este Viernes Santo, el activista cubano Bárbaro De Céspedes, conocido popularmente como El Patriota de Camagüey quiso ir a la casa de Dios para entregar una cruz a nombre del pueblo.

De Céspedes se pintó una bandera cubana en su torso, y salió con una cruz de madera roja a la que le escribió 61 años de comunismo.


«Esta cruz la va a cargar el Patriota sobre sus hombros, para llevarme conmigo el dolor y el sufrimiento del pueblo cubano, como lo hizo un día como hoy nuestro señor Jesucristo en el año 33», expresó.

El Patriota dijo que iba a pasear la cruz con honor, por el dolor y el sacrificio de su pueblo.

El activista se bajó de un camión que lo llevó hasta la Iglesia Mayor de Camagüey, porque su objetivo era colocarla dentro, explicó.

Bárbaro arrastró la cruz por toda la calle, mientras decía: «¡Qué viva Cuba Libre señores!¡Esto es por mi país, por Cuba!»


Sin embargo, una mujer no quería que grabara cuando intentó entrar al templo, y además le dijo sin camisa no podía estar allí.

Pero Bárbaro tuvo el valor de exponer la complicidad de la iglesia con el régimen castrista.

«La iglesia es la casa de Dios no es para hacer manifestaciones políticas», argumentó la mujer, y lo expulsó de la iglesia.