Según la activista Rosa María Payá, líder del proyecto CubaDecide dijo a la publicación chilena El Líbero, Michelle Bachelet, presidenta de Chile, debería “hacer lo correcto y reunirse con la oposición”, en referencia al viaje que la mandataria realizará a Cuba este mes entre el 6 y el 8 de enero.

“El régimen cubano ha entrado en un período de gran vulnerabilidad, porque no importa cuánto intenten imponer la sucesión, los cubanos no quieren más castrismo y su fiel sirviente y patrocinador, el chavismo, prácticamente no puede ni sostenerse a sí mismo”, afirmó Payá.

Bachelet ha sido invitada por el general Raúl Castro, y el viaje será uno de los últimos de su mandato, que culmina en marzo.

“La invitación a la Presidenta es una medida desesperada más del régimen por recobrar legitimidad, a pocos meses de designar al heredero del castrismo”, considera la promotora de CubaDecide.

“En ese sentido, sería vergonzoso que la presidenta esté dispuesta a apoyar la continuidad de la opresión en Cuba apoyando a la oligarquía comunista en lugar del derecho a elegir de la ciudadanía”, argumenta la opositora.

Rosa María dijo que la presidenta chilena “podría ser una voz muy relevante si decidiera ponerse de parte de los oprimidos, que en el caso cubano es todo el pueblo, apoyando una salida democrática en contraposición a la sucesión dinástica que planea Raúl Castro”.

“Lo único coherente que puede hacer la presidenta es apoyar el plebiscito en Cuba como elemento obligatorio en un proceso de transición que, como bien saben todos los chilenos, solo comenzará en el momento en que la voz de la ciudadanía sea escuchada en plebiscito”, agregó la activista cubana.

De acuerdo a Payá, “mientras los edificios en La Habana colapsan con sus habitantes dentro por falta de mantenimiento, los herederos del castrismo, como Alejandro Castro Espín, llevan su yates a Grecia”.

La disidente advierte que Castro y los militares “que gobiernan por la fuerza solo pretenden continuar en el poder y proteger todos sus privilegios para ellos y sus descendientes”.

Bachelet viajó a Cuba en 2009, y se reunió solamente con representantes del Gobierno cubano, es muy difícil que en este contexto sea diferente, más cuando ha sido invitada por Raúl Castro.

“La presidenta toma decisiones soberanas y podría aprovechar este viaje para hacer lo correcto y reunirse con la oposición cubana, al menos a mi casa está permanentemente invitada”, mencionó la activista.

(Con información de Diario de Cuba)