En una entrevista publicada en Caribbean News Now, el embajador de Cuba en las islas caribeñas San Cristóbal y Nieves, Hugo Ruiz Cabrera, hizo unas despiadadas declaraciones sobre los migrantes cubanos que anhelan llegar a tierra de libertad, señaló que los migrantes no pueden considerarse refugiados, sino simplemente “migrantes irregulares”.

Ruz dijo que los ciudadanos cubanos salen de Cuba con regularidad, con su pasaporte y visado, pero que luego en su empeño de llegar a Estados Unidos se convierten en migrantes irregulares.

El funcionario cubano puntualizó que “en ninguna circunstancia” estas personas califican para ser consideradas como “refugiados”, según las convenciones de Naciones Unidas y que La Habana está dispuesta a acoger a aquellas personas que saliendo legalmente del país deseen regresar dentro de los dos años que permite la ley cubana.

“Todo migrante irregular que es devuelto a Cuba es inmediatamente reintroducido en su familia. En Cuba nadie es juzgado ni castigado por el mero hecho de involucrarse en una salida irregular o intentar entrar irregularmente en otros países”, agregó el diplomático.

Quien también dijo que Cuba “está interesada en el bienestar y la integridad de estos migrantes”, y que se ocupa de ellos garantizando asistencia consular para un retorno seguro y voluntario.

“Cuba se compromete a asegurar una migración regular, ordenada y segura, así como a seguir garantizando el derecho de viajar y emigrar a los ciudadanos cubanos y regresar al país, de acuerdo con los requisitos de la ley de inmigración”, declaró.

Lo que el funcionario olvidó mencionar es qué espera el régimen para dejar a Cuba y a sus once millones de habitantes libres de una vez, para que entonces los cubanos no tengan que emigrar.

(Con información de El Nuevo Herald)