Aunque Alexandr Lukashenko no precisó la fecha de su viaje, el gobernante de Bielorrusia anunciaba este jueves que planea visitar pronto Cuba al recibir a Gerardo Suárez Álvarez, embajador cubano en Minsk, ya que ha llegado la hora del término de su misión diplomática.


Lukashenko insistió en que los cubanos “deben saber que si Bielorrusia puede ayudar o hacer algo por Cuba, siempre estamos abiertos y dispuestos a ello”.

Admitió tener una deuda con Fidel Castro, según la agencia oficial bielorrusa, dijo:

“Creo que próximamente podré ir a Cuba. Tengo una deuda con Fidel (Castro). Tengo que visitar su tumba”.

También hizo alusión a las buenas relaciones que tiene con la Isla en el sector económico, señaló que en política no hay ningún problema, ya que tienen los mismos enfoques en relación con los principales asuntos de la agenda global.

El primer vicepresidente Miguel Díaz-Canel ya ha invitado al gobernante bielorruso a visitar Cuba, la última ocasión fue en mayo de 2016.


Desde 1994 Lukashenko está en el poder, considerado así como el último dictador de Europa.

Alrededor de treinta acuerdos gubernamentales han sido signados por Minsk y La Habana, en las áreas de transporte, sanidad y educación.

De acuerdo a datos oficiales, el Gobierno de Lukashenko, de enero al mes de agosto ha tenido un intercambio comercial con Cuba de 50, 4 millones de dólares.

(Con información de Diario de Cuba)