La Universidad de Miami (UM) anunció que no establecerá acuerdos con universidades cubanas ni con otras instituciones del gobierno cubano después de una reunión con diecisiete representantes del exilio cubano.

Según un comunicado, el presidente de UM, Julio Frenk, aseguró a los participantes que “la Universidad no establecerá ningún acuerdo institucional con el actual gobierno cubano, incluyendo sus universidades”.

Frenk, que asumió la presidencia de UM en 2015, se había visto envuelto en una controversia con miembros de la comunidad cubanoamericana tras la salida del fundador y director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS), Jaime Suchlicki, y especulaciones sobre el cierre del Instituto o cambios en su orientación.

Entre los exiliados se encontraban el presidente de la Brigada 2506, Humberto Arguelles; el excalde de Coral Gables y diplomático, James Cason; la vicepresidenta y gerente general regional de Univisión en Miami, Claudia Puig; el escritor y periodista, Carlos Alberto Montaner; Felipe, así como varios miembros de Facts About Cuban Exiles (F.A.C.E) y Operación Pedro Pan.


La Universidad de Miami ha estado bajo críticas por sus recientes intentos de establecer contactos con el gobierno de Cuba lo que provoco varias renuncias y malestar entre importantes grupos de exiliados cubanos en la ciudad.