Foto de archivo (der pixabay)

Una despachadora del 911 en el sur de la Florida fue despedida, otros castigados por informar tarde sobre una situación de emergencia en Coral Springs, cuando uno de ellos miraba Netflix en su estación de trabajo.


Una investigación de asuntos internos reveló que los oficiales no respondieron a tiempo a una llamada de disparos en junio porque no se les aviso, informó Local 10 News.

Justo antes de las 7 p.m. El 9 de junio, Guadalupe Herrera llamó al 911 después de que alguien le disparó a su Volkswagen rojo cuando salía de una estación de servicio. Su parabrisas delantero se hizo añicos y una bala por poco perdió su cabeza, le dijo a un operador de Coral Springs.

Herrera volvió a llamar al 911, a las 7:16 p.m., preguntando por qué los oficiales aún no habían respondido y habló con un despachador de Coral Springs diferente.

A las 7:20 p.m., Herrera llamó una vez más para avisar a los despachadores que ya no iba a esperar a que llegaran los oficiales y que ella manejaría por si sola hasta la estación.


La primera despachadora había registrado la llamada como un «incidente sospechoso» en lugar de un «incidente de tiroteo» que lleva más prioridad.

Se llenó una queja alrededor del 4 de julio, lo que provocó una investigación sobre cómo dos despachadores diferentes y su supervisora, Julie Vidaud, no notaron o registraron correctamente la llamada.

Una revisión más profunda reveló que Vidaud estaba viendo Netflix al momento de la primera llamada, o al menos que Netflix estaba siendo reproducido en su estación de trabajo.

Según los funcionarios, la primera despachadora, que mal etiquetó la llamada, fue despedida de inmediato, mientras que el segundo despachador fue disciplinado y luego despedido.

De acuerdo al informe Vidaud fue citada por incumplimiento del deber y suspendida por dos días.