Una familia de Florida lucha por sus vidas para sobrevivir diferentes tipos de cáncer. Se trata de los Desclefs: una familia floridiana del norte del estado, quienes tanto la madre, como el padre y su hijo adolescente luchan con ansias para sobrevivir la temible enfermedad.

Kathy Desclefs fue diagnosticada con linfoma Non-Hodgkin en 2015, y ha estado en proceso de tratamiento.


Su esposo, Benoit, descubrió que tenía un tumor cerebral en julio.

Luego, en octubre, su hijo de 17 años, Luke, fue diagnosticado con linfoma de Hodgkin.

«Era demasiado, especialmente cuando se trataba de Luke. Fue demasiado «, dijo Kathy a FOX 30.

La familia de seis personas ha sido propietaria de The Magnificat Café en el centro de Jacksonville durante los últimos 16 años. Mientras están siendo tratados por cáncer, la familia lucha por mantener abierto su restaurante.


«Me preocupaba tener que cerrar mi restaurante», dijo Benoit.

Su esposa dijo que confían en su fe para tener la fuerza para seguir adelante.

«Estamos preparados para que Dios aparezca porque es muy exagerado «, le dijo a WJXT.

«Es difícil, física y emocionalmente, pero las oraciones nos ayudan a continuar», agregó Benoit.

Luke dice que él y sus padres se mantienen fuertes y positivos.

«Lo que no nos mata nos hace más fuertes», dijo el adolescente. «Creo que es verdad».

La familia dijo que han tenido que poner el restaurante a la venta y que esperan poder quedarse trabajando en él cuando alguien lo compre.

Una página de ayuda ha sido creada para asistir a la familia con donaciones de dinero.