A la espera de un juicio por manifestarse pacíficamente otra joven cubana de 18 años/Imagen tomada de redes sociales

Otra adolescente cubana en prisión domiciliaria, a la espera de un juicio tras haberse manifestado pacíficamente, el pasado 11 de julio. Nara Kelly Clavijo Jiménez de 18 años, estuvo más de 14 días en la cárcel por haber participado en las protestas en la zona de Diez de Octubre, La Habana.

La plataforma feminista YoSíTeCreo en Cuba exigió le sean retirados a Clavijo Jiménez todos los cargos en su contra, y aclaró que manifestarse no es un delito.


Pero además de los casos de Nara y Gabriela Zequeira Hernández, ambas en reclusión domiciliaria ahora, a otras jóvenes les fue mucho peor, y continúan presas, una de ellas es Magdelys Curbelo Anglés de 22 años.

Curbelo Anglés fue detenida el domingo 11 de julio en Galiano, y ha sido sentenciada a 10 meses de cárcel.

También hay que mencionar a Rocío Brito Torres, una joven matancera de 22 años, madre de una pequeña de un año que todavía era una lactante, cuando su mamá fue arrestada.

«Exigimos al gobierno cubano su liberación inmediata y el cese de la cacería contra los manifestantes pacíficos del #11J», puntualizó la plataforma.


«Los daños sicológicos que están provocando en el seno de todas las familias cubanas son sumamente preocupantes y violentos», concluyó.