Turistas se protegen del Coronavirus en el Aeropuerto de La Habana

Entre las nuevas medidas que ha tomado el Gobierno cubano para hacer frente al Covid-19 se encuentran que a partir de este martes 24 de marzo, «regulará» a todos los ciudadanos cubanos que se encuentran en la Isla, y como medida preventiva decidirá quiénes viajan y quiénes no pueden salir del país, de igual modo se suspendió el transporte interprovincial estatal y privado, dio a conocer en la Mesa Redonda Informativa de ayer lunes el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, informa Diario de Cuba.


Según las nuevas regulaciones, los turistas extranjeros que se encuentran ahora mismo en Cuba, estarán obligados a quedarse en su habitación de hotel, hasta que puedan viajar a sus países.

Quedaron prohibidos el acceso a áreas como piscinas, y gimnasios en los hoteles y en otras locaciones.

En el mismo orden los ciudadanos cubanos que ahora arriben a la Isla, solo podrán llevar consigo una maleta y un equipaje de mano.

Solo el lunes entraron a Cuba 783 turistas extranjeros y 460 cubanos que residen en el exterior, y el día anterior, domingo, viajaron 1.720 cubanos residentes en la Isla al exterior, en medio de la crisis del Covid-19.


De acuerdo a Marrero Cruz, «esta es una situación difícil de comprender (…) Venimos estimulando que en la actual situación nuestros compatriotas permanezcan en el país».

Por lo que llegaron a considerar «que se ha de tomar una decisión para poner fin a esta tendencia, …y se está regulando a partir de estos momentos la salida de territorio nacional de todos nuestros compatriotas por una sencilla razón: cuidar de su salud, de sus familiares, sus vecinos y compañeros de trabajo», puntualizó.

Asimismo indicó solo podrán realizarse viajes por razones humanitarias u otras causas que lo justifiquen.

«Seríamos irresponsables si estuviéramos estimulando la salida de nuestros compatriotas del territorio nacional», sostuvo.

Marrero Cruz dijo continuarán «recibiendo a todos los cubanos que viven en Cuba y estén en el exterior», pero reclamó a los familiares que van a recibirlos a las terminales aéreas que por el momento no vayan a esperarlos.

Si lo hacen se arriesgan a ser trasladados con sus familiares a centros de aislamiento, donde deberán permanecer en cuarentena.

El primer ministro cubano anunció además, que aunque hasta ahora los viajeros que llegan a la Isla han sido aislados en sus propios hogares, a partir de ahora todos los que arriben serán llevados por 14 días a centros de aislamiento.

Estos centros de aislamiento serán escuelas, campismos e instalaciones de salud pública adaptados a las circunstancias para enfrentar el coronavirus.

Cuba también suspendió el transporte interprovincial estatal y privado, medida que afectará los trenes, ómnibus y aviones de servicio doméstico.

El funcionario explicó que unas 22.000 personas viajan entre provincias diariamente, y esto «debe ser controlado».

Los turistas que se encuentran ahora mismo alojados en casas particulares, serán trasladados paulatinamente a los hoteles estatales, y a ellos también les tocará estar confinados.

Se suspendieron en la Isla todas las excursiones turísticas, y renta de automóviles.

La presencia policial se reforzará en las calles, advirtió, una «medida normal para proteger a la población». Fábricas y empresas seguirán operando.