Alertan a residentes en Florida por incremento de personas infectadas por un parásito fecal que se encuentra en las piscinas, de acuerdo al Centro para el Control de Enfermedades, informa MiamiDiario.

El parásito se denomina crypto o cryptosporidium, y puede subsistir varios días, además de ser resistente al cloro.


Las personas que se infecten pueden presentar síntomas como diarrea, vómitos y calambres estomacales que pueden molestar durante varios días, incluso la infección puede tardar en desaparecer, y el enfermo sentirse mal hasta por tres semanas.

Se puede transmitir por tomar agua en la piscina, ingerir alimentos infectados, o tener contacto con animales o personas contagiadas.

«Una sola defecación de una persona puede poner millones de parásitos en las piscinas», indicó el médico infectólogo, Marcelo Laufer.

Laufer añadió que los pacientes que tienen un sistema inmunológico normal se mejoran, aunque no sean tratados por la infección, sin embargo quienes tienen más riesgos de mantenerse enfermos son los pacientes inmunosuprimidos.


Las piscinas públicas de Miami-Dade cumplen rigurosamente un protocolo de limpieza, el cual es instaurado por el Departamento de Salud, sin embargo se advierte que no debe tragar agua en ninguno de estos espacios de esparcimiento.

También se recomienda no entrar a la piscina si ha estado presentando diarrea, para visitarlas debe esperar como mínimo dos semanas para que los síntomas desaparezcan.

Es válido señalar que las piscinas deben limpiarse con peróxido de hidrógeno, porque el cloro no elimina este parásito fecal.

Durante los años 2009 y 2017, el Centro de Control de Enfermedades registró 444 brotes de cryptosporidiosis, las autoridades indicaron que cada año los casos aumentan un 13%.