En la última semana se reportan 119 nuevos casos de hepatitis A en Florida, funcionarios estatales alarmados han comenzado a investigar la fuente, por la rápida propagación de la enfermedad, informa Sun Sentinel.


La mayoría de los enfermos se reportan en los condados de Pasco y Pinellas. Sin embargo, Miami-Dade tiene 13 casos, Broward 8 y en Palm Beach se han registrado 5, los tres condados combinados tienen 26 casos, mientras la semana pasada se reportaban 19.

Hasta el momento en todo el estado se contabilizan 883 casos de hepatitis A, los recuentos de 2019 han logrado superar los del año anterior.

Es importante señalar que la enfermedad hepática prevenible por vacunación se transmite de persona a persona a través de objetos, alimentos o bebidas contaminadas por pequeñas cantidades de materia fecal de una persona con hepatitis A.

La vicegobernadora de origen cubano Jeanette Núñez anunció que Florida «no dejará piedra sin remover», mientras especialistas investigan el brote de la enfermedad.


Los hallazgos preliminares en el condado de Martin, donde 19 personas han sido diagnosticadas con el virus de la hepatitis A este año, no muestran una fuente única o común para la transmisión del virus, según un comunicado publicado el viernes.

Por su parte, el representante estatal Toby Overdorf informó que el departamento de salud detalló que no se ha confirmado que los trabajadores de alimentos o los manipuladores de alimentos en el condado de Martin tengan el virus.

El Departamento de Salud de Florida utiliza recursos locales, regionales y estatales para realizar un estudio exhaustivo que pueda identificar vínculos comunes en el caso del estado.

Pese a que la hepatitis A desaparece del cuerpo tras seis meses, en el condado de Martin se han documentado tres muertes a causa de complicaciones derivadas del virus.