Corrupción en red de microbuses estatales de La Habana (Imagen tomada de Reuters)

Cada vez son más frecuentes las críticas al servicio de microbuses estatales operados por la empresa Cubataxi, desde que los mismos comenzaran a funcionar el pasado mes de enero, en medio de la crisis con los transportistas privados en La Habana, informa Martí Noticias.


El experimento del Gobierno cubano con esto vehículos de transporte de pasajeros en moneda nacional, a tres meses de su implementación es un fracaso.

Oscar Casanella, quien es biólogo de profesión, pero ejerce como botero asegura que los microbuses no han ayudado al transporte de pasajeros en la capital cubana.

Los conductores de esos taxis sobornan a inspectores, y usan los vehículos para trasladar a pasajeros que paguen en divisa, como sucede con los extranjeros, detalló Casanella, quien fue expulsado de su centro de laboral por su activismo político.

El taxista comenta que los microbuses representan un negocio muy rentable, ya que funcionan como taxis privados.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Quienes conducen estos vans estatales llegan a pagar hasta más de mil dólares por una licencia para operarlos, apuntó.

Otro punto que ha deteriorado aún más el transporte en la Isla, es que desde diciembre pasado más de la mitad de los transportistas privados han optado por no renovar sus licencias, a causa de las regulaciones que les impuso el Gobierno cubano.

A inicios de 2019 comenzaron a operar para el transporte público, 450 microbuses con capacidad para 12 pasajeros, el tramo más caro cuesta 20 pesos, comprendido por la ruta Playa-Alamar.

En días recientes un reportaje del sitio oficialista Cubadebate sacó a la luz que se ha agudizado la crisis del transporte en La Habana, a causa del descontento generado entre los taxistas particulares a raíz de las normativas impuestas por el Gobierno de Miguel Díaz-Canel.