Tania Bruguera le recuerda a los cubanos que no es tiempo de división: «No somos ni de derecha ni de izquierda, somos un pueblo abusado»/Imagen tomada de redes sociales

La artista y activista Tania Bruguera ha querido recordar que ahora mismo los cubanos no deben enfocarse en las corrientes políticas que cada uno defiende o sigue, sino estar unidos en un solo grupo para poder enfrentar a la dictadura que viola sistemáticamente los derechos humanos de los nacionales, y los somete a aberrantes abusos y represión.


«Ahora tenemos que estar unidos, más allá de nuestra visión del mundo,de nuestra manera de ver la distribución de la riqueza, la justicia social, etc… Debemos estar todos juntos porque ahora no somos ni de derecha ni de izquierda, somos un pueblo que está abusado», tuiteó Bruguera el jueves, al referirse al apoyo que debe recibir de todos los frentes la Marcha Cívica por el Cambio del próximo 15 de noviembre dentro de la Mayor de las Antillas.

«Los defensores de los derechos humanos estamos trabajando para sanar una Cuba que ha sido maltratada y abusada durante los últimos 62 años», expresó la artista que ha sido elegida para formar parte del claustro de profesores de la prestigiosa Universidad de Harvard, en Massachusetts, Estados Unidos.

La Marcha Cívica por el Cambio prevista a realizarse el próximo 15 de noviembre, y convocada por el grupo Archipiélago y el actor y dramaturgo Yunior García Aguilera, tiene en jaque al régimen, que ha dedicado ingentes recursos en las últimas semanas para prepararse para la represión de cara a la anunciada fecha.

García Aguilera lleva días siendo amenazado, sufriendo la tortura psicológica de atreverse a movilizar a un pueblo bajo dictadura.


Según post suyo publicado el pasado 1 de noviembre, tuvo que experimentar un acto de repudio en su propia puerta, orquestado por la Seguridad del Estado que intenta amedrentarlo.

La marcha se dará para protestar por la violencia a que son sometidos millones de cubanos a diario, por atreverse a expresar su criterio, y pensar libremente, y en defensa de los cientos de presos políticos en cárceles del régimen.