La semana pasada se registró un descenso de las solicitudes de subsidio por desempleo a 12.000, para ubicarse en 215.000, esta cantidad representa el nivel más bajo en 45 años.


La cifra es sustancialmente inferior a la esperada, que anticipaba 228.000 nuevas peticiones, según el Departamento del Trabajo.

El menor número de solicitudes lo registran los estados de California, Texas, Nueva York, Virginia y Nueva Jersey.

Durante el último mes, el promedio de solicitantes del subsidio bajó a 500, y quedó en 224,500, revela el informe.

Como señal de buena salud del mercado laboral en Estados Unidos, las demandas para contar con las prestaciones por desempleo llevan 160 semanas consecutivas por debajo de la cifra de 300.000.


Hasta ubicarse en 1.87 millones, el aumento del total de personas que reciben subsidios por desempleo de manera continuada llegó a 35.000.

Durante el primer año de mandato del presidente Donald Trump, se ha mantenido la fuerza del mercado laboral en EEUU.

El índice de desempleo se ubicó en el 4.1% en febrero, el menor en 17 años.

El Departamento de Comercio informó que los gastos de los consumidores aumentaron 27.700 millones de dólares en febrero, equivalentes a un 0.2%, mientras los ingresos personales aumentaron un 0.4%.

La economía estadounidense mantuvo su solidez en febrero, impulsada por la reforma fiscal y la estabilidad del mercado laboral en el país.

(Con información de Mundo Hispánico)