José Daniel Ferrer y miembros de la UNPACU (Imagen de archivo)

Un comunicado de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) advierte que se acerca una «nueva oleada represiva y difamatoria» contra los miembros del grupo opositor y las Damas de Blanco.


Según el coordinador general de la UNPACU, José Daniel Ferrer, la información proviene de una fuente muy creíble.

El líder opositor informa que Lázaro (Yanier), quien funge como Teniente Coronel de la policía política en Santiago de Cuba, se reunió con la mayoría de «sus agentes (esbirros), para hablarles de las nuevas acciones contra la UNPACU y las Damas de Blanco, a quienes calificó como los dos grupúsculos más peligrosos de la contrarrevolución interna».

Los planes del régimen, denunció Ferrer, serán continuar apresando a coordinadores y activistas del grupo de la disidencia.

La policía política, advirtió la fuente, busca «dar un nuevo escarmiento en cada municipio donde la UNPACU y Cuba Decide, desarrollan sus provocaciones». Además pretende amenazar a los activistas Carlos Oliva Rivery y Jorge Cervantes García.


Las instrucciones son calumniar a la UNPACU y a sus principales líderes, y ofrecer falsos testimonios con ayuda de ex activistas expulsados de las filas de la organización por «traición», con el objetivo de mostrar al mundo que los opositores en Cuba sí pueden manifestarse libremente, algo incierto.

El régimen quiere un infiltrado en cada local de la UNPACU, y enviará a borrachos, enfermos mentales, y delincuentes peligrosos a crear problemas en las sedes.

Uno de los objetivos es quitarle el dinero a los activistas, robar sus medicinas y medios de trabajo.

José Daniel Ferrer reveló a través del comunicado que la mayorías de las directrices del alto mando ya se practican.