Varios reporte de saqueos llegan desde Puerto Rico después del paso del huracán María.

Medios locales informan de que los actos de pillaje fueron visibles en los municipios del este, en especial en los de Luquillo, Fajardo y Humacao, donde fue necesaria la intervención de las fuerzas de seguridad para restablecer el orden.

Establecimientos de comida rápida y otros comercios fueron saqueados por personas que aprovechan los momentos de desastre para robar.

La Policía y las agencias federales de seguridad se encuentran patrullando las principales calles de San Juan portando armas largas y están desplegados en puntos muy concurridos como las pocas gasolineras que comienzan a operar para evitar asaltos y desórdenes.


“Seguiremos implementando el toque de queda, por lo que lo más probable es que se extienda hasta más allá del sábado” dijo el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló.