Santiagueros ante la posibilidad casi nula de viajar a La Habana por la escasez de combustible (Imagen tomada de Diario de Cuba)

Desde ayer jueves 12 de septiembre, las agencias de reservaciones para viajes interprovinciales y la Terminal de Santiago de Cuba amanecieron con carteles donde se informaba que no habría oportunidad de reservar hasta nuevo aviso, cabe decir que la notificación incluye todos los medios de transporte, informa Diario de Cuba.


Muchos pasajeros estaban reintegrando sus boletos, temerosos de no encontrar luego pasaje de regreso a la provincia.

Para quienes necesitaban viajar el jueves y no contaban con boletos, existía la posibilidad de embarcar por la lista de espera del tren, una funcionaria anunció venderían «bastantes pasajes debido a los reintegros».

Sin embargo, los trabajadores no podían asegurar si el tren seguiría saliendo en días alternos, se tiene conocimiento de que las autoridades pretenden «espaciar» los días de salida del mismo por orden del ministro de Transporte.

Otra de las opciones disponibles para viajar a La Habana son los camiones en la terminal, pero lo cierto es que solo había uno en el parqueo ayer cargando pasajeros, a diferencia de días anteriores.


Un chofer anunció que será difícil que sigan saliendo, en dependencia de la posibilidad que tengan los conductores de adquirir combustible.

Para sorpresa de muchos, Vía Azul continuaba vendiendo reservaciones en pesos convertibles, los cubanos empezaron a hacer la cola junto a los turistas para poder viajar, sin embargo demoraba horas, ya que había solo un empleado ingresando los datos para la compra en internet.

Un total de 51 CUC cuesta un viaje de ida y vuelta a la capital cubana con la agencia Vía Azul, algo exorbitante para la gran mayoría.

En las principales paradas de ómnibus de la provincia, para viajes internos, reforzaron el número de inspectores, con la idea de obligar a los chóferes de autos estatales a cooperar con el transporte urbano.