Como en los tiempos más oscuros de la historia, hemos retrocedido; en Cuba la “fe” vuelve a ser un pecado, si es que alguna vez lo ha dejado de ser.

El sábado 21 de octubre la policía realizó una redada en la Habana Vieja, alrededor del Santuario Nuestra Señora de la Merced, se llevó a cabo contra unas quince cartománticas, y finalizó con la aplicación de elevadas multas, confiscación de vasos de agua, flores, crucifijos, cartas, hierbas y otros aditamentos que usan para la adivinación.

Ante la resistencia de algunas adivinadoras o espiritistas, las fuerzas policiales se personaron, arguyendo que las mujeres no tenían licencias para ejercer el oficio, de acuerdo al periodista independiente, Mario Hechavarría Driggs.

Quien indicó que “todas fueron multadas con cifras de 1.500 pesos en moneda nacional (MN), y les retiraron los artículos que suelen vender a sus clientes, y otros que usan en sus consultas”, agregó también que a inicios de octubre le tocó ver una acción similar contra otras espiritistas en el Parque de la Fraternidad.


Las consultantes cobran 25 pesos en MN a los cubanos, o el equivalente de un peso convertible CUC; para los foráneos el precio fluctúa entre cinco y diez CUC, detalla el periodista.

Las multas tienen que ser saldadas antes de 30 días, lo que es prácticamente imposible para las mujeres, que explican no tener otras vías de generar ingresos, a no ser ejerciendo como adivinadoras o espiritistas para poder subsistir.

El reportero subrayó que a la par de lo ocurrido, en los alrededores de las iglesias, en las áreas del centro histórico de La Habana Vieja siempre hay “dos o tres mujeres negras de raza, vestidas de blanco, tirando las cartas a los extranjeros”.

Las actividades autorizadas por la Oficina del Historiador de la ciudad contempla a las cartománticas y artistas de danza folclórica, según el reportero independiente.

Añade también que sabe de personas que en esa misma localidad se dedican al trabajo espiritual en sus casas, y no han sido multadas por parte de las autoridades tributarias, ni por parte de la policía, aunque cobran en ambas monedas.

El pasado mes de agosto, el régimen cubano suspendió temporalmente la entrega de licencias al sector privado en la Mayor de las Antillas, desde entonces no han dicho cuándo volverán a otorgar licencias a los cuentapropistas.

De acuerdo a Hechavarría, las prácticas religiosas se han incrementado en la Isla, el reportero radica frente a la Sociedad Yoruba, en La Habana Vieja.

(Con información de Martí Noticias)