Vecinos de la localidad de Morón en Ciego de Ávila, impiden desalojo con una protesta en las inmediaciones del inmueble; las autoridades de la provincia intentaron de manera infructuosa desalojar por la fuerza este martes la residencia que ocupa Omaida Alma Ruiz, en la Calle 4ta, número 4, entre Avenida de Tarafa y 3ra.

“Me quieren quitar la casa porque soy negra, porque no tengo ni un papá, ni un tío, ni un pariente que sea del Gobierno y que tenga poder para que me dejen la casa”, dijo Alma Ruiz a Martí Noticias.

“Yo lo que le pido al mundo entero es justicia. Me parece que no es lo correcto (lo que el Gobierno cubano está haciendo). Esto fue sangrado, con sacrificio, sudor, para yo perder así mi casa porque ellos digan”, acotó.

Omaida asegura que no piensa abandonar su residencia de manera voluntaria, aunque el Gobierno de Morón continúe presionándola.


“El pueblo de Morón se tiró aquí pa’ las calles. El pueblo de Morón completo y la gente filmando y se llevaron gente presa, dieron golpes. Tienen a mis dos hermanos presos, porque querían pasar aquí para ver que sucedía con esto”, detalló la mujer.

Muchas personas se aglomeraron cerca de lo que se conoce como el Monumento del Vaquerito, en las inmediaciones de la casa, explicó Mayra Clero Fajardo, una testigo de lo ocurrido.

“Había muchos policías, tenían cerrada la cuadra por dos partes”, agregó la también residente en la zona.

Omaida dijo que se mantuvo casada 36 años con un alemán en Europa, pero volvió a la Isla, luego de que su esposo falleciera, hace 4 años. En la actualidad, afirma cobra cada tres meses una pensión por viuda de 688 euros que paga el Estado alemán.

“Yo tengo una casa muy linda (…) y ellos quieren la casa para algún jefe de ellos, y yo la quiero pa’ mí, y me van a sacar de aquí muerta. Muerta me van a sacar”, declaró indignada a Martí Noticias.

La mujer argumentó que en Alemania sufrió de cáncer de mama, “y yo tuve que pasarme muchos años en Alemania pasando frío y trabajando operada de un cáncer mamario. Yo viré para este país porque yo pensé que me iba a morir, y quería morirme al lado de mi familia, de mis nietas, de mi mamá, de mis hermanos y, sin embargo, nada. Vienes aquí y ellos hacen lo que les da la gana, quieren quitarte tu casa, pa’ darte lo que a ellos les conviene, pa’ luego dársela a un jefezon”.

“Y esta casa la construí yo con el esfuerzo mío y de trabajo allá (Alemania), y el esfuerzo de mi esposo. No fue con el dinero del Estado cubano, y ahora ellos quieren esa casa”, aclaró Ruiz.

La mujer cumplió un año y seis meses de una sentencia de cinco años, luego de ser inculpada de “incitar a la prostitución”.

Explica que hace tres años, fue sancionada, porque alquilaba dos habitaciones por cuenta propia, y el Gobierno cubano alegó que las mujeres que visitaban la vivienda, mantenían relaciones sexuales a cambio de dinero, “y a mí me acusaron de proxenetismo y fui sola presa… Las prostitutas nunca aparecieron”, apuntó Omaida.

“Me condenaron a 5 años de prisión, me metieron multas de 2 mil pesos, de mil 500, me decomisaron un teléfono, y ahora, al cabo de los años, en el 2018, dicen que la casa también pasa a manos del Estado cubano, pa’ dársela a no sé quién, y que yo tenía que ir a otra casa por allá por la salida de Morón, una casa de cinc”, comentó.

Según la residente en Morón, nunca ha pertenecido a organización política alguna dentro de Cuba, y que hasta la actualidad no era critica del régimen. “Antes no, ahora sí”, señaló.

Ella solicita a las autoridades de la provincia, que investiguen su caso, antes de desalojarla forzosamente.

(Con información de Martí Noticias)