Prensa justifica la represión en Cuba

«¡No quieren diálogo y provocan hasta el límite!», así comenzó un comunicado emitido por la periodista oficialista Daimy Díaz Breijo, quien dijo encontrarse afuera del Ministerio de Cultura (MINCULT), en el capitalino Vedado, La Habana, enviada por el Noticiero Estatal de la Televisión cubana.


Según Díaz Breijo, esta mañana estaba prevista una reunión en esa institución estatal «para el diálogo» con «tres voceros» del 27N, movimiento que las autoridades no reconocen.

La reportera dijo que a la hora de la reunión, una treintena de personas se presentaron ante el Ministerio, a las que las autoridades les pidieron varias veces retirarse por los riesgos ante la pandemia de Covid-19 «en aglomeraciones en espacios públicos».

«Ante la negativa de los congregados se les invitó en reiteradas ocasiones a pasar a la sede del MINCULT, para esperar allí por el esclarecimiento de la situación de algunos ciudadanos, que según plantearon los que permanecían fuera del organismo, habían sido detenidos en otros lugares de la ciudad», añadió la vocera del régimen.

La prensa oficialista describe a los jóvenes del 27N como un grupo de personas de «actitud provocadora», y con vínculos a «medios pagados por agencias federales estadounidenses».


Asimismo el NTV estatal acusó a los jóvenes de actitud irresponsable, y reiteró que los medios pagados por EEUU estuvieron reportando en vivo lo que aconteció allí durante alrededor de dos horas, «y reforzando la matriz provocadora de los contrarrevolucionarios», acuñaron.

De igual modo sostuvieron que los trabajadores del MINCULT los instaron a irse, ante la negativa de los «provocadores» de abandonar la calle de la entidad, y sus intenciones de armar «un show mediático, los trabajadores del organismo los enfrentaron y desalojaron del lugar».

«El Ministerio de Cultura ratifica su voluntad de diálogo con los creadores honestos, sobre cualquier tema relacionado con la política cultural de la revolución cubana, y reitera su negativa a aceptar provocaciones o a dialogar con mercenarios», leyó la periodista a modo de conclusión.