Bares privados en Cuba. Foto: Instagram

En un articulo publicado ayer en el diario oficial de Cuba y que funciona como vocero de la dictadura, el periódico Granma, arremetieron contra los restaurantes y bares privados en la isla.


Según Oni Acosta, periodista encargado de la nota publicada en Granma los bares privados en Cuba, promueven la mala música y el mal gusto.

«Muchas veces cuestiono cómo pueden florecer y tener trabajo tantos seudocantantes mientras que otros proyectos de valía fenecen como la ola en la roca; también preguntó cómo aquellos pueden percibir salarios o retribución económica, ya que para hacerlo deben pertenecer a empresas de la música, pero, ¿acaso son parte de ellas? De ser así, ¿cómo es posible que lo sean sin ser profesionales, mientras que a egresados de las escuelas de arte les cuesta esfuerzo tener una plantilla para trabajar?», criticó el periodista en su articulo titulado «Música y nocturnidad: ¿vampiros al acecho?»

«El mensaje no puede edificarse en que prevalezca la ley del mínimo esfuerzo ni tampoco ponderar o vitorear al que no estudió y ahora mal hace canciones de moda» dijo criticando el tipo de musica y artistas que son contratados en estos lugares.

El periodista además culpa al bloqueo de los trabajos que pasan los artistas graduados en la isla «Personalmente creo que es una burla, una bofetada abierta y descarnada, una invitación a echar por tierra el esfuerzo de tantos jóvenes talentos que sorteando carencias de instrumentos y soportando –de verdad– el cruel bloqueo que trata de asfixiar a la enseñanza artística en Cuba, se empeñan en graduarse de músicos» dijo.


El articulo de Granma omitió al verdadero culpable de que esa música que tanto critican sea la preferida de la juventud en la isla.

El fallido sistema educacional cubano con profesores emergentes y poco preparados es uno de los principales factores que contribuyen a la decadencia cultural en Cuba y eso no lo dijo el periodista de Granma.