Piden a la Iglesia Católica interceder por los miembros del Movimiento San Isidro, ya que sus vidas corren peligro/Imagen de archivo

Llegan pedidos a la Iglesia Católica en Cuba para que interceda por los jóvenes miembros del Movimiento San Isidro, que se encuentran en huelga de hambre, en la sede de la organización en la Calle Damas de la Habana Vieja, informa Martí Noticias.

Dos de los huelguistas han pedido ayuda, y la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales en su Capítulo Cuba y la Liga de Campesinos Independientes enviaron una misiva al Cardenal de La Habana, Juan de la Caridad García Rodríguez.


Mientras el padre José Conrado ha confirmado que ha conversado del tema con el Cardenal de La Habana.

Las activistas Anamely Ramos González y la ex profesora universitaria Omara Ruiz Urquiola, ambas integrantes del Movimiento, escribieron al Arzobispo de La Habana, para que medie justa y generosamente ante «una crisis» que ni ha sido creada por ellos, «ni es nueva, nace de décadas de coacción y violencia».

Desde Trinidad, Sancti Spiritus, el Padre José Conrado Rodríguez, dijo estar al tanto de la situación, y explicó:

«Yo creo que, ciertamente, sí habría que tratar de lograr vías de entendimiento. Están en huelga de hambre, algunos. Es una situación bastante dramática».


El prelado confesó haberse comunicado «también con Juan, que es el Obispo del lugar e inmediatamente me dijo que iba averiguar y que por supuesto va a tratar de hacer todo lo que estuviera a sus manos. Y yo sé que es un hombre de palabra, que se compromete de verdad. Yo estoy seguro que él va a estar dispuesto a ayudar y que lo hará seguramente».

«[De mi parte], deseo hacerles llegar a ellos [al Movimiento San Isidro] mi oración y mi solidaridad, porque es algo que hay que tratar de resolver con paz, tranquilidad y sin que nadie quede dañado. Arreglar las cosas, no crear situaciones que afectan a las personas», indicó.

Por su parte, a través de la carta, el sector agrario independiente hizo un llamado a las autoridades eclesiásticas para que intervengan «de inmediato» con el objetivo de poner «coto a la violencia que se cierne sobre un puñado de sus ovejas en el barrio de San Isidro».

«Si no se trazan hoy las rayas rojas que no deben cruzarse se nos vendrá encima una catástrofe más temprano que tarde», aseguraron.

«Lo hacemos con la certeza de que los valores que predicó Jesús son los mismos a los que ustedes acuden cada día en busca de inspiración y orientación cuando, junto a nuestro pueblo, enfrentan los complejos desafíos que sufre la Nación», añadieron.

«No creemos casual que nuestro Señor haya elegido ese lugar para convocar a expresarse, con pacíficas lecturas de poesías, a un grupo de sus ovejas en un momento en que la intolerancia reprime al productor agrícola y empuja al pueblo a una hambruna horripilante», expusieron.

La Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales y la Liga de Campesinos hicieron alusión al nombre del barrio habanero, San Isidro, «un agricultor que por su piedad hacia los pobres fue canonizado en 1622, y a la inadecuada conducción del Estado en sus políticas públicas para sacar al país de las carencias de todo tipo y el empobrecimiento», acota Martí Noticias.