Pastora Soler decidió publicar unas declaraciones en su cuenta de Facebook, a propósito de la cancelación de un concierto en Miami, por unas fotos en las que comparte un almuerzo con langostas con la hija de Raúl Castro, Mariela Castro Espín, informa Diario de Cuba.

“Quiero dejar muy claro que mi intervención en Cuba solo atendió a una acción solidaria y desinteresada económicamente, con el único objetivo de ofrecer mi música en apoyo a un colectivo que siempre ha sido maltratado y que en estos momentos sigue luchando por sus derechos”, confesó la cantante española haciendo alusión a la comunidad LGBTI.

Para Soler ha sido su primer viaje a la Isla, y “atendió simplemente a una invitación realizada por el colectivo LGBTI (…) con el que siempre que puedo me gusta colaborar”.

Pastora señaló que antes del evento, que organizaba el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), ella y otros invitados acudieron a un almuerzo informal en una casa particular, donde coincidieron con personas que no conocían, una de ellas Mariela Castro.


“Una vez finalizado el almuerzo, nos dirigimos al Teatro Mella para las pruebas de sonido y la actuación. Hasta ahí mi visita y mi intervención en Cuba”, puntualizó la artista.

El concierto de la española estaba previsto para este 1 de diciembre, en la ciudad del exilio, pero según sus palabras luego de las fotos que algún invitado al almuerzo hizo y publicó en las redes sociales, su promotor la llamó y le pidió aplazara el concierto en Miami por las molestias que ocasionaron las imágenes dentro de la comunidad cubana exiliada.

“Por nuestra parte y tristemente aceptamos la propuesta de cambio de fecha, y por supuesto entendemos y respetamos las diferentes sensibilidades que en torno a esta situación se puedan dar”, aseguró la cantante.

El almuerzo que compartieron la artista y la hija del general cubano, directora del estatal CENESEX, fue a base de langostas, un plato exquisito e inalcanzable para la mayoría de los cubanos, ya que en la Isla el salario promedio no supera los 30 dólares mensuales.

El concierto de Soler en Miami, es parte de su gira La Calma, y ella manifestó en su perfil de Facebook que “en ningún caso” ha suspendido su concierto en la ciudad.

“Estaré encantada, más ahora si cabe, de volver ante ese público que siempre me ha demostrado tanto amor, para compartir mi música y mi cariño con las personas que en esta ocasión no han podido verme”, expresó.

“Pido disculpas si alguien se ha sentido molesto por algo que he hecho cuando mi única intención era lo contrario”, comentó e insistió en que todo su viaje a la Isla “se hizo con el corazón hacia el colectivo LGTBI y el pueblo” de Cuba.