Foto de archivo- Captura de pantalla Youtube

Más de 200 pasajeros vivieron un caos el sábado cuando el vuelo al que subieron en Miami con destino a Buenos Aires tuviese que regresar al aeropuerto al incendiarse una turbina del avión tras el despegue.

El vuelo 7821, Boeing 767-300 de la aerolínea Latam, regresó a pista cuando  se produjo “un fogonazo” en una de las turbinas causando pánico entre los pasajeros en la parte trasera del avión.


“En ese momento se iniciaron las corridas y el pánico, mientras desde afuera intentaban apagar las llamas. Luego apagan el fuego y nos mandan a sentar sin ningún tipo de explicación, pero cuando el piloto quiso mover otra vez el avión, hay otro fogonazo y llamaradas. Me quedé helada, no podía reaccionar”, dijo a Infobae una de las pasajeras.

“Tras más de 40 minutos dentro de la aeronave y con la tripulación de LATAM queriendo minimizar la situación, abren las puertas para que podamos salir, en el medio de las corridas y el pánico de la gente. Algunos niños les preguntaban a sus padres si iban a morir y había muchos con crisis nerviosas”, señaló otra pasajera.

De acuerdo a los testigos la tripulación no daba información alguna haciendo crecer la incertidumbre a bordo de la aeronave.

El vuelo fue reprogramado para este lunes, pero muchas personas que volaban con conecciones a otros destinos perdieron sus vuelos.


La aerolínea lamentó en un comunicado “las molestias ocasionadas a los pasajeros” y explicó que “en todo momento se registró la seguridad de los pasajeros”.

“LATAM Airlines Argentina informa que el vuelo LA7821 del día 4 de enero, que operaba la ruta Miami (Estados Unidos) – Buenos Aires (Argentina), registró una falla poco habitual pero prevista en los manuales operacionales. Durante la puesta en marcha del motor número 2, se registró presencia de humo y fuego en el motor izquierdo”, indicó el comunicado.

«La compañía realizó todos los procedimientos establecidos ante estas situaciones, resguardando en todo momento la seguridad de sus pasajeros y el avión regresó a la posición de embarque donde los pasajeros descendieron de la aeronave sin inconvenientes».

“El vuelo fue cancelado para su revisión y los pasajeros están siendo protegidos en otros vuelos de itinerario”. Finalmente, señaló que “LATAM reafirma su compromiso con mantener los más altos estándares en materia de seguridad y lamenta los inconvenientes que esta situación ha causado a los pasajeros”.