El opositor cubano Manuel Cuesta Morúa señala que al anteproyecto de la nueva Constitución cubana contiene un evidente racismo de Estado.

Cuesta Morúa, en referencia al ya anunciado carácter irrevocable del socialismo en el texto de la Carta Magna, explica que no se ponen a discusión al menos tres artículos de la Constitución, se cuestiona dónde está la soberanía, qué cómo es posible convocar a una reforma constitucional y se dice desde un principio que hay cuestiones que no serán cambiadas.

Puso como ejemplo el artículo 5 del texto, donde él ve el establecimiento institucional de un racismo de Estado, “por el cual unas personas con una ideología se creen superiores al resto de la sociedad”, dijo en alusión al Partido Comunista de Cuba (PCC) único legal en la Isla, y que al parecer seguirá siéndolo.

El presidente de la Mesa de la Unidad Democrática, prevé que la futura Constitución busca incluir el reconocimiento a la empresa privada, sin embargo aclara no se permitirá la acumulación de riqueza, y que seguirá en pie la “ineficiente” empresa estatal.


También se incluye la limitación a diez años del mandato presidencial, y el respeto a la identidad de género.

(Con información de Radio Martí)