Una mega mansión de Los Ángeles que se promocionaba como la casa más cara de Estados Unidos por 500 millones de dólares fue obligada a vender por incumplir con 100 millones en deuda.

La mansión de de 32.000 metros cuadrados con siete piscinas tendrá que salir al mercado por una venta obligada por la corte tras incumplir los pagos al banco.


«The One» como se le conoce a la mansión se encuentra en lo alto de una colina en Bel Air, con vistas a la cuenca de Los Ángeles.

La inmensa mansión cuenta con 20 habitaciones, incluidas ocho habitaciones para el personal y una casa de huéspedes de tres habitaciones, aproximadamente 6 ascensores, una biblioteca, sala de puros y sala de dulces.

Además cuenta con una bolera de cuatro carriles, una sala de cine de 50 asientos, un minigolf, un centro de bienestar y un gimnasio, un salón de belleza, un bar de jugos y una cancha de tenis.

El desarrollador de la vivienda que aún no la ha sacado al mercado está siendo demandado por varios acreedores que buscan recuperar su dinero.