Nino Fraguela, el primer cubano que cruzó el Canal de la Mancha a nado, habla de sus retos para 2020 (Imágenes tomadas de redes sociales)

Nino Fraguela el único cubano que ha cruzado a nado el Canal de la Mancha, es hoy un triatlonista que a sus 57 años sigue haciendo historia en Francia, país donde reside, sobre sus inicios y sus planes conversó con TV Martí.


Nino quien aprendió a nadar en el malecón habanero siendo un niño, en la actualidad entrena maratón, ciclismo y natación, disciplinas que le hacen mantener una condición física envidiable.

En 1967 empezó a nadar al seguir el consejo de un médico, que le dijo que el mejor remedio para el asma podría ser la natación, desde entonces quedó prendado a los deportes, y hasta el sol de hoy se ejercita a diario.

El cubano cuenta que en su juventud no destacó en el deporte, porque era muy indisciplinado, cuestiones que cambiaron con la madurez, pues en la actualidad revela es todo lo contrario.

Sin embargo aunque dice era «malito», nunca dejó de hacer deporte, y en 1990 cuando llegó a Francia continuó nadando, jugó polo acuático en algunos clubes en París, y descubrió el triatlón cuando esa disciplina deportiva no era aún muy conocida.


«Empecé a practicarlo y me enamoré del triatlón, pero sin ninguna idea de hacer algún día lo que hago hoy, y poco a poco me di cuenta que tenía algo que me ayudaba en el triatlón, y dije parece que voy a hacer bueno al final en algo, vamos a tratar», contó.

Tras entrenar 35 horas diarias durante once meses, Fraguela se inscribió en el «Enduroman», uno de los triatlones más extremos de Europa.

«Yo quería atravesar el Canal de la Mancha, ningún cubano lo había hecho antes», explicó el atleta que pasó la difícil prueba de recorrer a nado 462 kilómetros entre Londres y París.

«Corres, caminas, vuelves a correr y luego a caminar, y te coge la noche, al otro día te levantas y sigues…», reveló el antillano de sus primeros 140 km, desde Londres hasta la costa británica en julio de 2018.

Quince horas y 8 minutos estuvo Fraguela nadando, prácticamente sin detenerse, sólo bebiendo té o sopa, pero el cubano cuenta que empezó a nadar bien, sin embargo a mitad del camino las cosas se complicaron, cuando la corriente se invirtió, y en la noche cuando llegaba a la costa francesa, las cosas empeoraron más.

No obstante llegó, y pedaleó así otros 300 kilómetros hasta el Arco del Triunfo en París.

Fraguela ha decidido unirse a Manuel Rodríguez-Lestón, quien preside en Miami Universo Marino, una organización que busca crear conciencia en las nuevas generaciones para el cuidado del mar y del entorno.

En una entrevista con Telemundo 51, el pasado año, el atleta dijo que uno de los motores para la iniciativa es que sabe que «estamos comiendo mal…estamos matando a todos los animales, y envejeciendo me doy cuenta que es urgente, yo cuando nado no veo casi peces, en Europa no hay peces en el Mediterráneo, lo que veo es plástico. ¿Y qué le vamos a dejar a los niños?», se cuestionó.

«Sé que siendo yo el primero, los jóvenes van a venir atrás, ya tengo amigos aquí en Miami, que quieren hacerlo, y eso pasar el relevo, porque de aquí a diez años, ya tengo 66», confesó este hombre de buen corazón hace un año atrás, quien agregó estaría muy contento de entrenar a los jóvenes para que se lancen a estos desafíos.

Nino además es el único hombre de todo el continente americano en completar la compleja prueba llamada Enduroman de 15 horas de nado. Para 2020 el cubano tiene más retos en el Canal de la Mancha, un relevo cubano, y proyectos a futuro en Miami.