A un joven opositor cubano le negaron el asilo político en el estado de Luisiana, EEUU porque el juez consideró que la persecución política en la Isla ha disminuido, informa Radio Martí.


El periodista Ricardo Quintana conversó con el abogado Wilfredo Allen al respecto del caso del disidente cubano.

«El testimonio de él estuvo muy fuerte, la evidencia estaba a favor de él, y lo que ocurrió fue que el juez encontró que era creíble, que era consistente», sin embargo negó el asilo político al joven de la Isla basándose en tres puntos.

El primero que el cubano no intentó cambiar de domicilio para evitar el hostigamiento y la represión por parte del régimen de la Isla; el segundo que el peticionario no denunció el caso a los superiores de los «represores», y por último presuntas evidencias de que el Gobierno de Cuba ha cambiado, y en palabras de Allen que representó el caso del opositor, «que no hay tanta persecución política» en el país comunista «como existía anteriormente».

Para ello tuvo en cuenta reportes de la prensa estadounidense que indican que la emigración cubana actualmente es más de índole económica, que política.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Quitana también habló sobre el caso con Elizardo Sánchez Santa Cruz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, quien dijo estar sorprendido y añadió que esa conclusión no puede darse al tratarse de Cuba, asegurando que la represión dictatorial del régimen totalitario «sigue en pie».

Allen explicó que en un juicio anterior, el juez también determinó existía falta de evidencia, el detenido alegó que él trajo la evidencia consigo, pero lo habían mudado a cuatro prisiones distintas, y la habían extraviado en «las mudadas» de cárceles.

Como conclusión, Luisiana es uno de los estados donde es más complicado obtener «libertad bajo palabra, fianza o asilo».