Dos años después de emigrar de Cuba, Marcos Valdés y su hijo inauguraron la óptica Marco Polo en 1976, en la esquina de Flagler y la avenida 17 del South West, convirtiéndose en los primeros inquilinos del edificio de oficinas y negocios.

Hoy en día la nieta de Valdés, Rosa Fernández, administra el negocio familiar. Sin embargo, Fernández está considerando cerrar la óptica o mudarla para otra área, muy a pesar de las objeciones de su padre, que tiene 84 años y está retirado. De no cerrar, teme terminar en la quiebra.

Ella forma parte del grupo de dueños de negocios en el área que aseguran que sus empresas han experimentado grandes pérdidas financieras desde que empezó en la primavera del 2016 un masivo proyecto de reparación en la calle Flagler y la calle 1ra del suroeste, que se extiende por más de 20 cuadras, y por el que la mitad de ambas calles se encuentra intransitable.

Aunque estos negocios, la mayoría pequeñas y medianas empresas, están ubicados en un área comercial de La Pequeña Habana que solía ser muy concurrida, la clientela ha bajado desde un 30 a un 60 por ciento, dijeron varios empresarios a el Nuevo Herald.


Los negocios afectados van desde un taller de mecánica, un salón de belleza, un par de joyerías, mercados de comida centroamericana, cafeterías y restaurantes, hasta una escuela de inglés y clases de ciudadanía.

Algunos empresarios dijeron que han tenido que despedir a trabajadores. Y aunque para muchos las fiestas de fin de año eran usualmente la temporada de altas ventas, este año algunos hasta se atrasaron en el pago de las rentas de sus locales.

Las reparaciones son realizadas por el Departamento de Transporte de la Florida (FDOT), e incluyen reemplazar el sistema de alcantarillado que se instaló en 1943, y tuberías de drenaje, instalar nuevas señales de tránsito, construir aceras, agregar carriles para bicicletas y repavimentar, dijo Ivette Ruiz-Paz, vocera de FDOT.

Las mejoras, de casi $45 millones, se extienden desde la avenida SW 6 hasta la avenida SW 27, en Flagler y entre la avenida SW 24 y la SW 17 en la calle 1ra.

El proyecto, cuyo contrato fue otorgado a la empresa Russell Engineering, Inc., está dividido en cuatro fases y las fechas límites para completar las reparaciones van desde finales de este año hasta el verano del 2018. Pero esto es algo que ignoran los negociantes del área, quienes están esperanzados de que la construcción “termine lo más pronto posible”.

El comisionado de Miami, Frank Carollo, cuyo distrito incluye La Pequeña Habana, dijo que ha recibido las quejas de los vecinos y negocios, y que está tratando de reunir fondos para crear un plan de asistencia.

Durante la pasada reunión de la comisión de Miami, Carollo pidió ayuda al nuevo senador de la zona, José Javier Rodríguez, quien se comprometió a visitar los negocios afectados.

(Con información de el Nuevo Herald).