Operación Pedro Pan: El Éxodo de Niños Cubanos es el título de la próxima exhibición que a partir del 1 de marzo llenará los pasillos, paredes y murales del Museo Americano de la Diáspora Cubana en la ciudad de Miami.


La exposición «habla» en nombre de los 14,048 niños cubanos que a partir de diciembre de 1960 y hasta octubre de 1962 fueron llevados a Estados Unidos para que no fueran adoctrinados por la Revolución, lo que se conoció como Operación Pedro Pan.

«Está hecha como «recordando un sueño que empezó en Cuba en nuestra niñez, que era como un sueño de hadas, y se convirtió en una pesadilla con final feliz», dice a Efe la directora del museo, Carmen Valdivia, que llegó a Estados Unidos con 12 años junto a su hermana mayor mediante esta operación que inició hace ya 60 años.

En unos 3,000 pies cuadrados (280 metros cuadrados), la muestra desgrana 113 citas de «Pedro Panes» sobre lo que significó para ellos emigrar sin sus padres.

«A través de estas citas vas viendo lo que estaba pasando en Cuba. Tenemos vídeos, fotos que lo cuentan. Desde un niño tomando la comunión, pasando por la militarización de la vida en Cuba y la expulsión de curas y monjas. Todos esos cambios provocaron que nuestros padres decidieran enviarnos fuera de Cuba», explica Valdivia.

La mayoría de las citas son inéditas y provienen de un taller que Valdivia realizó con Pedro Panes, como se conoce a aquellos niños, para compilarlas en un futuro libro.


Al lado de un vestido de comunión aparece la cita de Miguel (Mike) Bezos, padre del fundador de Amazon, Jeff Bezos, quien llegó como Pedro Pan a Estados Unidos en 1962, con 16 años.

En vitrinas de cristal se muestran documentos originales: visas, certificados de vacunas, billetes de avión y un trámite de baja de la libreta de abastecimiento.

Entre cuatro paredes se ha instalado una reproducción a escala de la famosa «pecera» del aeropuerto de La Habana donde ocurría el adiós a través de un cristal.

El artífice de la Operación Pedro Pan fue monseñor Bryan Walsh, quien se encargó de recibir en Miami a los menores que luego eran trasladados a campamentos, orfanatos o familias adoptivas.

Walsh se dio cuenta de que había muchos casos de menores cubanos llegando a EEUU solos buscando un lugar seguro y se puso en contacto con la administración del presidente Dwight Eisenhower, que suministró los recursos para apoyar el programa.

La operación oficialmente concluyó el 23 de octubre de 1962, con la suspensión de todos los vuelos comerciales entre Estados Unidos y Cuba.

Valdivia fue una de los últimas en llegar, de ahí que en el mapa con los nombres de todos y la ubicación en más de 200 ciudades de 45 estados aparezca casi al final.

«Vine a última hora, casi me quedo», dice Valdivia.

Según una publicación reciente del Centro para una Cuba Libre, en la isla la operación fue coordinada por María Leopoldina Grau-Alsina (más conocida como Polita), que había sido primera dama de Cuba durante el Gobierno de Ramón Grau San Martín (1944-1948).

A Polita Grau se aliaron su hermano Ramón y Albertina O’Farrill, que era diplomática. «Pagaron un alto precio por su valiente acción. Fueron encarcelados en 1965 y condenados a 30 años de prisión en 1966 (…) por organizar el éxodo de Peter Pan», recoge el texto.