Doctor cubano Luis A. Balart (Foto tomada de Babalublog.com)

A los 70 años de edad, murió el Doctor cubano Luis A. Balart, especialista en enfermedades del hígado que ayudó a desarrollar una cura para la hepatitis C, recogen varios medios, entre ellos My New Orleans y Nola.com.


El médico isleño murió en la ciudad de Boston, EEUU, la semana pasada, a causa de la leucemia.

En realidad Balart vivía en Nueva Orleans desde 1961, pero se encontraba en Boston para recibir tratamiento en el Instituto de Cáncer Dana-Farber.

Durante su carrera de cuatro décadas, el Dr. Balart fue jefe de los departamentos de gastroenterología en las facultades de medicina de LSU y Tulane University, y trabajó en Ochsner Medical Center, Southern Baptist Hospital y Tulane Medical Center.

Entre sus logros se encuentra el desarrollo de una cura para la hepatitis C; cuando el Dr. Balart y sus colegas comenzaron a estudiar la enfermedad hace unos 30 años, solo se podía tratar con inyecciones de interferón, y la tasa de curación fue de alrededor del 10 %, comentó el médico Nabil Khan, quien estudió y trabajó con el Dr. Balart en Nueva Orleans.


Después de una serie de ensayos, el equipo del Dr. Balart desarrolló un régimen de 12 semanas de terapia oral que tenía una tasa de curación del 95%, añadió Khan, un gastroenterólogo de la Universidad de Pennsylvania.

Luis Antonio Balart, quien nació en La Habana el 20 de octubre de 1948, emigró con su familia a los Estados Unidos en 1961 y se estableció en Nueva Orleans. Se graduó de Redemptorist High School y obtuvo títulos de pregrado y medicina en LSU. Después de una pasantía en el Hospital Charity, el Dr. Balart residía en el Centro Médico Regional Naval en Filadelfia y en el Hospital F. Edward Hebert en Nueva Orleans. También completó una beca en gastroenterología en la Clínica Ochsner y una beca en hepatología en la Universidad del Sur de California.

Además el cubano se alistó en la Armada y sirvió 20 años en la Reserva. También formó parte de un equipo de Ochsner que trasplantó seis órganos: dos corazones, dos riñones, un hígado y un páncreas, a cinco pacientes en 22 horas.

Le sobreviven su esposa, y tres hijos, este lunes 21 de enero se celebrará una misa en su honor a la 1:00 pm, en la iglesia St. Francis Xavier, 444 Metairie Road.

El entierro está previsto en el cementerio de Metairie.

Sus colegas lo han recordado como un hombre impecable y dedicado a sus pacientes.