El primer vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel hizo un llamado este jueves a “llenar el país” de gimnasios biosaludables, entre otras cuestiones también habló de la “necesidad” de controlar más la contratación de deportistas cubanos en el exterior, con el fin de perfeccionar “el movimiento deportivo cubano cuanto sea posible”, recogió Diario de Cuba.


El posible futuro presidente de Cuba, presidió el balance anual del Instituto Cubano de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), reportó la web de la emisora oficial Radio Habana Cuba.

“Hay que trabajar para perfeccionar (…) para consolidar nuestros resultados tangibles en el movimiento deportivo y seguir venciendo”, acotó.

Aludió al difunto dictador Fidel Castro, para decir que el siempre estará presente en el movimiento deportivo cubano si se trabaja duro.

Díaz-Canel habló de estimular y mejorar la Educación Física en las escuelas cubanas, incluso si fuese necesario personalizar la clase. Los gimnasios saludables permiten la práctica sana de ejercicios físicos y “seguir creando proyectos en el deporte para todos”, planteó.


El político hizo un llamado a los funcionarios del INDER, para poner los adelantos científicos en función de los deportistas, y potenciar la contratación de atletas.

“Hay que gestionar más la contratación de atletas, aunque debemos estar atentos a las cargas en coordinación con medicina deportiva, para no llegar a la sobrecarga”, comentó.

Centros deportivos cubanos están inmersos en el deterioro, no obstante el vicepresidente elogió el trabajo que se ha hecho para recuperar las instalaciones deportivas en toda Cuba, pero dijo que la calidad de los mismos preocupa a las familias y atletas.

El estado Antonio Maceo en Santiago de Cuba, es uno de los que se encuentra en peor estado, en Santa Clara en menos de un año se ha deteriorado una instalación deportiva cuya restauración costó 70 mil dólares.

No es secreta la escasez de piscinas operando que también lacera al deporte en la Isla, entrenar en el mar es la alternativa a la que tienen que recurrir muchos nadadores.

“A veces noto en el béisbol mucha improvisación. No puede ser que todos los años cambiemos al director de un equipo”, concluyó.

(Con información de Diario de Cuba)