Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau a la izquierda y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador a la derecha (Imagenes tomadas de Fast Company y RPP)

Los gobiernos de México y Canadá declararon el miércoles que seguirán protegiendo a compañías de sus países y a ciudadanos mexicanos y canadienses respectivamente que tengan inversiones en Cuba, o deseen comenzar negocios en la Isla, a pesar de que EEUU activara por primera vez el Título III de la Ley Helms-Burton, que permite que ciudadanos norteamericanos y cubanos naturalizados realicen demandas en tribunales estadounidenses a empresas extranjeras que exploten sus propiedades, confiscadas por el régimen de La Habana en la Isla, informa Diario de Cuba.


Canadá dio a conocer ayer que defenderá el derecho de las empresas del país de mantener relaciones comerciales con entidades cubanas, un comunicado de la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, detallaba que Ottawa «está profundamente decepcionada con el anuncio».

«Revisaremos todas las opciones en respuesta a esta decisión de Estados Unidos», añade el comunicado.

«Desde que Estados Unidos anunció en enero que revisaría el Título III, el Gobierno de Canadá ha estado en contacto regular con el Gobierno de Estados Unidos para comunicar nuestras preocupaciones sobre las posibles consecuencias negativas para los canadienses», explicó Freeland.

La canciller señaló se ha reunido con el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo con el objetivo de abordar las preocupaciones de Ottawa, asimismo precisó que EEUU ha mantenido debates detallados acerca de la «Ley Helms-Burton y la Ley de Medidas Extraterritoriales Extranjeras de Canadá».


Dicho tema también ha sido discutido con la Unión Europea, indicó Freeland.

Según la ministra, la ley canadiense permite presentar contrademandas a cualquier denuncia estadounidense relativa a los lazos comerciales entre Cuba y Canadá.

De igual modo su país ha estado en contacto con empresas canadienses con intereses en la Isla, y reafirmó que su Gobierno defenderá «totalmente los intereses de los canadienses que mantienen relaciones comerciales e inversiones legítimas» en el país comunista.

Por su parte el Gobierno mexicano lamentó la decisión de la Casa Blanca de aplicar el título III de la Ley Helms-Burton, y aseguró protegerá a las empresas del país que invierten o tienen interés de invertir en Cuba.

A través de un boletín, la Cancillería Mexicana comunicó que «como lo ha hecho históricamente, México rechaza la aplicación de leyes comerciales unilaterales con carácter extraterritorial, pues violan las normas del derecho internacional».

Para agregar que las empresas mexicanas que tienen negocios en la Isla o planean tenerlos y pudieran resultar afectadas, serán protegidas por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.