El médico cubano Alexander Pupo aseguró durante una publicación en Facebook que Cuba no es una potencia médica como pregona el régimen.

«Cada vez que veo o escucho a alguien decir que Cuba es una potencia médica entró en conflicto. Primero porque yo también en algún momento defendí esa idea y segundo porque imagino que tras décadas de adoctrinamiento y mentiras es fácil para las personas creerlo. Ahora, quizás la razón por la cual nos aferramos a esa idea sea porque nos cuesta admitir que el tan famoso «Logro de La Roboilusión» no es más que otra de las tantas mentiras que hemos aprendido a repetir como cotorras» dijo en una publicación en su cuenta de Facebook.


«Bueno, para mi Cuba no es una potencia médica, y eso lo demostraré a todas esas ciberclarias que de seguro saltarán a tratar de desacreditar mis palabras. Sencillo, CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque el gobierno prefirió invertir en patrullas antes que en ambulancias, lo cual deja al enfermo desamparado en caso de una urgencia real. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque los hospitales y policlínicos están destruidos en su mayoría, y sus servicios están desabastecidos de recursos para brindar una atención adecuada a sus pacientes. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque los pacientes de neurocirugía, por poner un ejemplo, a veces tienen que esperar hasta un año para poder realizarse una Resonancia que definiría tanto su enfermedad como su conducta terapéutica. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque los médicos a veces no tienen ni un sphygmomanometer para medir la tensión arterial de los pacientes. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque mil veces las cirugías se atrasan y se suspenden por falta de gasas y suturas. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque los médicos tienen que reutilizar los guantes más de una vez porque simplemente no se pueden desechar. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque las farmacias están desprovistas de medicamentos y los pacientes no pueden tener un tratamiento efectivo y a tiempo para sus padecimientos. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque el traumatólogo se ve obligado a utilizar cualquier sutura para cualquier herida porque simplemente no hay las que son requeridas. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque los médicos preferimos bajar la cabeza antes que defender las condiciones de trabajo indispensables para brindar una atención de calidad a nuestros pacientes. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque hay deshumanización en nuestro gremio. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque nuestro sistema de salud defiende más una doctrina que la vida de sus pacientes» dijo enumerando los problemas de Cuba en el área de salud.

«CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque no existe un sindicato que realmente defienda al trabajador de las barbaridades que los obligan a hacer. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque se opera con instrumentales que están obsoletos en el resto del mundo hace ya más de 20 años. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque el precio de los medicamentos hoy por hoy es totalmente ridículo e inaccesible para muchos. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque los estudiantes de medicina van más a pesquisas que al aula a dar clases. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque a veces se desaparecen las jeringuillas y las agujas por más de un mes, por lo cual todo se ve afectado💉. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque hasta el reactivo para un examen complementario es difícil de conseguir lo cual retrasa el diagnóstico. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque no hay accesibilidad de antibióticos desde hace más de un año para tratar las infecciones con el medicamento apropiado. CUBA NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque enfermedades tan fáciles de tratar como la escabiosis se convierten en epidemias incontrolables por la desaparición de los medicamentos efectivos. NO ES UNA POTENCIA MÉDICA porque en fin el gobierno prefiere invertir más en medios represivos que en salud para sus habitantes. CUBA ES UN PAÍS CON MUCHOS MÉDICOS PERO NO ES UNA POTENCIA MÉDICA. Y esta nuestra opinión.» continuó.

La situación de la salud en Cuba es precaria con hospitales completamente destruidos, falta de medicinas y muchos médicos enviados por Cuba al exterior dejando descubierta la atención en el país.